FórmulaTV - Televisión noticias audiencias series y programas
Conectarse | Registro gratuito Series y programas
  • La 1 (TVE1)
  • La 2 (TVE2)
  • Antena 3 Televisión (A3)
  • Cuatro (4)
  • Telecinco (T5)
  • La Sexta (6)

Series

Foro Bandolera

Lupe y Álvaro, un cuento de hadas ¡Últimos capitulos!

1 2 3 4 [···] 23 24 25 26

Lupe y Álvaro, un cuento de hadas ¡Últimos capitulos!

 
 
Lupe y Álvaro, un cuento de hadas ¡Últimos capitulos!
#0 16/09/2012 - 17:40
Hola, como no he visto hasta ahora ningun relato de mi pareja favorita de la serie, y como siempre los recuerdo, y como tampoco me gusto el final que les dieron, entonces yo misma he decidido escribir esta historia con la cual espero por supuesto que tengamos el final que mereciamos.
Sinopsis:
Lupe, una humilde muchacha de nobles sentimientos esta enamorada de Álvaro Montoro, quien al comienzo ni la mira, pero con el paso del tiempo, sus vidas cambiaran para siempre, en esta historia ambos tendran que luchar contra todos los obstaculos con tal de conseguir su felicidad. Dentro de poco empezare a escribir el primer capitulo, Lupealvaristas, espero que sea de su agrado, saludos.
 
Re: Lupe y Álvaro, un cuento de hadas
#1 20/09/2012 - 02:55
En los proximos dias subire el primer capitulo de esta historia, saludos.
 
Re: Lupe y Álvaro, un cuento de hadas
#2 21/09/2012 - 13:12
Pues te leeré DASHER. Seguro que tu historia tendrá un final feliz y acorde con lo que se merecieron estos personajes.
 
Re: Lupe y Álvaro, un cuento de hadas
#3 21/09/2012 - 17:42
Sabata, en esta historia sucederan varias cosas, pero tambien he pensado en crear personajes ficticios, que de alguna u otra manera sean parte fundamental de la trama, saludos.
 
Re: Lupe y Álvaro, un cuento de hadas
#4 22/09/2012 - 05:56
1 Lupe llega a Arazana
Todos los pueblos tienen una historia que contar y el nuestro por supuesto no es la excepcion, en la bella Andalucia existe un pueblito que no aparece en los mapas y que si la verdad muy pocos saben que existe, su nombre es Arazana, pero nuestra historia empieza en otra parte. En el sur de Sevilla existe un pueblito llamado La Merced, en la plaza principal del pueblo, aunque debemos decir que es la unica, podemos ver a una muchacha de cabellos negros, figura encantadora y de unos ojos tan hermosos que eran capaces de enamorar al mas insensible de los hombres, su nombre es Lupe y vive con su madre y sus tres hermanos, Luis, Miguel y Sebastian, la señora Isabel Martinez que habia enviudado hacia diez años, logro sacar adelante a su familia gracias al temperamento de su hija mayor y sus tres hijos consiguieron trabajo en el taller de ceramica de don Fausto Salcedo, este caballero que gozaba de un prestigio que llegaba a los cielos, desde el primer instante habia puesto los ojos en Lupe y deseaba con todas sus fuerzas poder disfrutarla, como todos los dias Lupe llevaba el almuerzo para sus hermanos al taller, pero en aquella ocasion los jovenes habian salido antes y cuando Lupe llego se dio con la sorpresa de que no estaban, se disculpo y trato de retirarse, pero Fausto apenas la vio se dio cuenta que no podia dejar pasar esta oportunidad, en esos momentos le dijo que tenia una mansion en Sevilla de la cual ella seria la reina, si es que por supuesto aceptaba ser su amante, la indignacion de Lupe fue evidente.
_ ¿Que es lo que esta diciendo?
_ Quiero que seas mi amante y tendras todo lo que quieras.
_ Usted me esta confundiendo.
_ Lupe, se que eres como todas las muchachas que solo quieren tener dinero y riquezas.
_ ¡Esta realmente equivocado! ¿Deberas cree que se puede comprar a una mujer con cosas materiales? Puede que halla mujeres de esa clase, pero quiero que tenga bien en claro que yo no estoy en esa lista, si yo no acepto nada de usted porque no lo amo, menos lo hare por dinero, usted puede jurarme que me dara todos los lujos de este mundo, pero recuerde ¡Yo no me vendo!
Lupe se dispuso en esos momentos a retirarse, cuando don Fausto la detuvo y entonces se dispuso a llevar a cabo su proposito, tomo a la muchacha por la fuerza y trato de violentarla, afortunadamente para Lupe tenia un florero al alcance con el cual de inmediato golpeo a su atacante, don Fausto quedo inconsciente y Lupe salio presurosa cuando llego a su casa, su madre le pregunto que era lo que le sucedia y la muchacha enseguida se puso a decir una mentira.
_ ¿Que es lo que te ha pasado? Pregunto su madre
_ Nada.
_ Tienes que decirnos que fue lo que sucedio _ Dijo Miguel
_ En la taberna hubo una fuerte pelea hasta lanzaron unos balazos.
_ ¿Que hacias tu en la taberna?
_ Yo no estaba en la taberna, pero los gritos se escuchaban hasta afuera.
_ ¿Sabes quienes se estaban peleando?
_ Eran los dos aspirantes al puesto de capataz de la Granja Vieja.
_ Pues que yo sepa don Enrique ya escogio a su nuevo capataz.
_ ¿Y de quien se trata?
_ De Blas Sarmento, quien trabaja en Rio Blanco.
_ ¿Estas segura que estas bien?
_ Claro que si, solo fue el susto.
Sin embargo Miguel no le creyo nada y cuando estuvieron a solas le pregunto seriamente:
_ ¿Ha intentado don Fausto abusar de ti?
Re: Lupe y Álvaro, un cuento de hadas
#5 22/09/2012 - 18:07
Empiezas con fuerza, Dasher...
¡¡¡Sigue así!!!
 
Re: Lupe y Álvaro, un cuento de hadas
#6 22/09/2012 - 20:01
Lupe se quedo en silencio, de hecho esperaba de que nadie supiera lo que habia sucedido, no queria que don Fausto tomara represalias en contra de nadie, pero su hermano era dificil de engañar, varias veces habia fingido creerle, pero en realidad jamas lo habia hecho, cuando Lupe invento la pelea en la taberna, Miguel habia hecho un gesto de negativa y ahora lo expresaba:
_ Quiero saber si es que ese miserable te ha hecho algo.
_ No creo que sea conveniente.
_ Dime que fue lo que sucedio, sabes que puedes confiar en mi.
_ Creo que tu ya lo has adivinado todo.
_ ¡Maldito infeliz! Exclamo el joven lleno de ira por lo que habia sucedido.
_ Por lo que mas quieras, no hagas nada, no quiero que te metas en problemas.
_ No puedes pedirme eso, eres mi hermana y te quiero con toda mi alma _ Dijo Miguel mientras la ira se desataba en su mirada, el joven podia tolerar demasiadas cosas menos que alguien se propasara con su hermana, eso jamas iba a soportarlo, Lupe trataba de que las cosas quedaran en el olvido ¿Pero como era posible esto si a cada momento se le venia la imagen de don Fausto humillandola de la peor manera posible? Queria evitar que sucediera una tragedia, pero ella misma en el fondo habia deseado tomar la justicia con sus manos, Miguel decidido entonces a dejare llevar por los impulsos de vengar a su hermana, salio en la noche y se dirigio hacia la casa de don Fausto Salcedo, el caballero se encontraba cenando en compañia de una importante familia en la zona, cuando de repente el mozo entro para anunciar que tenia una visita, iba a mencionar el nombre, cuando de repente un hombre lo empujo y entro con la furia en la mirada.
_ ¿Que es lo que sucede Agustin?
_ Señor aqui lo busca.
_ ¡Al fin puedo hablar contigo miserable!
_ Miguel Martinez ¿Se puede saber porque motivo te presentas en mi casa a esta hora?
_ ¿Quien es este joven? _ Pregunto la esposa del amigo de don Fausto.
_ Solo es un trabajador que no sabe cual es su sitio.
_ Me parece que lo que busca es que le aumentes el sueldo _ Dijo el esposo de la dama.
_ Miguel te pago lo suficiente, no comprendo porque quieres recibir mas.
_ ¡De usted no quiero ni un solo centavo! ¡Si piensa que con su dinero puede comprar a las personas entonces quiero que sepa que esta muy equivocado! ¡Ha querido mancillar el honor de mi hermana y eso jamas se lo voy a perdonar, usted no tenia derecho a tratarla de esa manera!
_ Yo no hubiera intentado nada, si tu hermana no me hubiera provocado.
Todos eran testigos de la escena los invitados de don Fausto disfrutaban del momento.
_ Esta velada estaba muy aburrida y ahora va a haber un poco de accion.
_ ¡No quiero que vuelva a lanzar esa injuria en contra de mi hermana! Lupe es una buena mujer y vale millones de veces mas que cualquiera, ella es un dechado de virtudes y usted es un canalla.
_ No se que te halla inventado tu hermana, pero cualquier cosa que halla pasado entre nosotros, yo no la obligue, ademas estas buenas personas pueden confirmarte que yo soy un hombre de honor que jamas obligaria a una mujer a nada que no quisiera, te juro que no te miento.
Miguel en esos momentos no se pudo controlar y le dio un fuerte golpe a don Fausto que lo derribo enseguida, el caballero estaba livido de colera, pero no era nada si la comparamos con Miguel, quien seguia furioso, era imposible que pudiera recuperar alguna vez la calma.
_ ¡Es que no vas a hacer nada! Grito don Fausto a su mayordomo.
_ Es mejor que se vaya, si no quiere tener problemas _ Le dijo el mayordomo a Miguel.
_ ¡Suelteme! Grito Miguel apartando hacia un lado a Agustin que se habia acercado.
_ Le propongo un trato, le dare una buena cantidad de dinero si usted olvida todo.
_ Yo a tipos como estos los mandaria a la carcel _ Dijo el invitado de don Fausto.
_ ¿Estaria dispuesto a darme una fuerte cantidad de dinero para evitar el escandalo?
_ Claro que si, tu solo dime cuanto quieres recibir y yo cumplire mi palabra.
El joven se quedo pensativo durante un momento, la propuesta era demasiado tentadora.
 
Re: Lupe y Álvaro, un cuento de hadas
#7 22/09/2012 - 20:04
Roberta gracias por el comentario ¿Quisieras que incluyera a tu pareja favorita en esta historia? Porque yo estoy dispuesta a hacerlo, espero que todas disfruteis con el relato, saludos.
Re: Lupe y Álvaro, un cuento de hadas
#8 22/09/2012 - 21:31
Adelante... es tu historia, tú mandas.
Sería un placer ver los distintos puntos de vista de todas.
 
Re: Lupe y Álvaro, un cuento de hadas
#9 23/09/2012 - 02:22
La mayor debilidad de Miguel era el dinero, de hecho resultaba demasiado tentador aceptar el dinero que don Fausto le ofrecia y hacer como si nada hubiera pasado, el caballero creyendo ver la codicia en los ojos del joven, enseguida se imagino que seria demasiado facil que todo quedara en el olvido, los invitados ya estaban a punto de retirarse cuando don Fausto hizo presente su propuesta:
_ ¿Entonces por dos mil pesos todo quedara olvidado? El caballero saco entonces el dinero y se lo entrego a Miguel, aparentemente las cosas habian salido como don Fausto habia esperado:
_ ¡Usted piensa que puede comprarme con dos mil pesos!
_ ¿Quieres que te pague mas?
_ No quiero nada de usted.
_ Entonces sal de mi casa enseguida.
Miguel en esos momentos dominado por la furia, saco una pistola y amenazo a don Fausto.
_ ¡Lo que voy a hacer en estos momentos es acabar con usted!
_ Muchacho calmate, estas dejandote llevar por la ira despues lo vas a lamentar.
_ Jamas me arrepentire si acabo con su vida.
_ Sabes muy bien que puedes acabar en la carcel, si haces algo estupido.
_ No me preocupa mancharme las manos delante de toda esta gente, si de esa manera puedo hacerle pagar por la humillacion que ha hecho sufrir a mi hermana. ¿No lo comprende?
_ Miguel, tienes que mantener la calma, estas demasiado nervioso y no es bueno que...
No pudo continuar ya que Miguel, no pudiendo dominarse mas su furia jalo el gatillo y disparo.
Lupe sospechando que su hermano podia cometer una locura, salio en su busqueda, aunque la noche no era demasiado propicia para que una joven pudiera caminar sola, ella no pensaba mas que en evitar que pudiera suceder una tragedia, no queria que Miguel pudiera estar en riesgo, estaba por llegar a la puerta de la casa de don Fausto, cuando Norma la criada se acerco hacia ella y con una expresion de angustia en la mirada, le conto todo lo que sucediera esa noche:
_ No tienes nada que hacer aqui despues de lo que ha pasado.
_ ¿Ha vendo mi hermano Miguel?
_ Claro, pero ya se ha ido.
_ ¿Sabes donde esta?
_ Es imposible no saberlo despues de lo que ha hecho esta noche.
_ ¿De que estais hablando?
_ Tu hermano le disparo a don Fausto y como comprenderas ahora esta en la carcel.
Lupe sintio que las piernas se le agitaban, estaba sumamente nerviosa, no espero que Norma le contara todos los detalles de lo sucedido, tal y como la criada hubiera deseado, no sabia si debia de avisar a su madre y a sus hermanos de lo sucedido con Miguel o ir a ver a su hermano, finalmente despues de dar varias vueltas a sus pensamientos decidio por lo segundo, fue enseguida al cuartel de La Merced y pidio ver a su hermano, el capitan de la Guardia Civil, Robles, quien ademas era un muy buen amigo de don Fausto en un comienzo se nego a recibirla.
_ Si se trata de la hermana de ese criminal, entonces echadla de aqui _ Ordeno a los guardias.
_ Capitan, la muchacha esta demasiado angustiada, no podemos correrla _ dijo uno de los guardias, quien era un caballero relativamente joven y con una expresion amable en la mirada.
_ Prado, usted siempre queriendo pasar por encima de mis ordenes.
_ No se trata de eso.
En esos momentos Lupe entro y presentandose delante del capitan de la guardia civil, expreso:
_ Por lo que mas quiera capitan, permita que ve a mi hermano.
_ No deje bien en claro que el preso tiene prohibida las visitas.
_ Por favor, no puede negarme que ve a mi hermano.
_ Le recuerdo que aqui quien manda soy yo.
Y diciendo esto el capitan de la guardia civil salio enseguida dejando bien en claro que el preso no tenia derecho a ninguna visita y mostrandose indiferente ante la angustia de Lupe.
Sin embargo Prado no compartia la decision de su capitan y enseguida condujo a Lupe hacia la celda en donde estaba encerrado su hermano, quien compartia la celda con una prostituta.
_ Primor al fin ha venido alguien a verte, al menos alguien se acuerda de ti.
Miguel enseguida se acerco a los barrotes y con una expresion de ira en la mirada expreso:
_ No tenias porque haber venido.
_ Miguel ¿Que fue lo que hiciste?
_ Nada, solo dispararle en una pierna a ese miserable.
_ Hiciste mal.
_ Por supuesto, lo que debi haber hecho era matarlo.
_ Por favor no digas tonterias, no quiero que te metas en problemas por mi causa.
_ No se si eres demasiado buena o demasiado inocente como para pedirme algo asi, Lupe eres mi hermana y no puedo pasar por alto que cualquier canalla quiera humillarte, no puedo.
_ Don Fausto es muy poderoso y puede hacer que te condenen de por vida.
_ No me interesa.
_ Creo que yo hubiera evitado todo esto, si es que no rechazaba a don Fausto.
_ Por favor Lupe, no quiero que vuelvas a repetir eso nunca mas.
_ Me siento culpable de lo que ha sucedido.
_ Tu no tienes la culpa y sabes muy bien que yo no me arrepiento de nada.
 
Re: Lupe y Álvaro, un cuento de hadas
#10 23/09/2012 - 10:57
Te has venido a mi ciudad!. Continúa....
 
Re: Lupe y Álvaro, un cuento de hadas
#11 23/09/2012 - 16:04
¿Entonces eres de Sevilla? Seguire con la historia, de hecho falta poco para que Lupe y Álvaro se conozcan, la trama pronto va a empezar a ponerse interesante, saludos.
 
Re: Lupe y Álvaro, un cuento de hadas
#12 23/09/2012 - 17:56
Lupe trataba de convencer a su hermano que olvidara aquella idea de la venganza, que eso no iba a traer nada bueno, pero el joven decia firmemente que si volvia a estar delante de don Fausto iba a hacer lo mismo y aseguraba que lo mataria, Lupe se estremecio, lo que menos queria era que su hermano se condenara, intento por todos los medios de que cambiara de parecer, pero Miguel seguia mostrandose intransigente, la prostituta que estaba tambien en aquella celda, lo escuchaba todo, pero no expresaba nada, lo unico que hacia era consumir el opio que era su mayor debilidad, Prado a los pocos minutos se presento diciendo que el capitan Robles estaba por regresar.
_ Tiene que irse cuanto antes señorita, el capitan puede volver en cualquier momento.
_ Por favor permita que me quede un tiempo mas.
_ Es imposible, es mas ni siquiera debi dejarla pasar un solo instante.
_ Lupe, es mejor que te vayas, yo voy a estar bien _ Le dijo su hermano.
_ Por favor Teniente Prado, permita que me quede por lo menos unos minutos.
_ Lo siento, pero es imposible.
Ante la negativa del Teniente, Lupe se despidio de su hermano y regreso a su casa, esperaba que su madre y sus dos hermanos no supieran nada de lo que habia sucedido, pero ya era tarde.
_ ¿Has podido ver a tu hermano? Le pregunto su madre.
_ Claro, hoy tiene demasiado trabajo y don Fausto lo ha mandado a la Granja Vieja.
_ Sabemos toda la verdad.
_ Nos encontramos con Norma en la plaza y ella nos conto todo _ Dijo Sebastian.
_ Hubiera querido que las cosas se solucionaran sin que ustedes supieran lo que sucedio.
_ Don Fausto lo ha denunciado por intento de homicidio, segun el, Miguel trato de asaltar su casa y viendose descubierto, le disparo en una pierna, esta deseoso de que lo condenen, y sabes muy bien que eso para mi seria la muerte, ustedes saben los problemas que tuve estando embarazada de Miguel, aunque a los cuatro los quiero con toda mi alma, es Miguel quien mas me ha costado traer al mundo, Lupe por favor acompañame a ver a tu hermano, es necesario.
_ Claro que si, aunque el capitan Robles ha prohibido las visitas, estoy segura que el Teniente Prado de nuevo se tocara el corazon y permitira que puedas ver a Miguel, no te preocupes.
Sin embargo don Fausto, no se habria quedado satisfecho con meter a Miguel a la carcel, si no que estaba planeando poder vengarse de una peor manera del rechazo de Lupe, estando solo en su despacho, de repente recibio la visita del hombre que hacia unas horas habia mandado llamar.
_ Hasta que al fin te dignas a aparecer, Blas Sarmiento.
El nuevo capataz de la Granja Vieja en sus ratos libres, que eran la mayor parte del dia se dedicaba a hacer trabajos ilegales a cambio de una muy fuerte cantidad de dinero, que le permitiera pagar sus vicios, el consumo de opio, las bebidas de licor y los juegos de cartas, era un hombre relativamente joven, si no fuera por el escarceo que provoca el vicio en la apariencia de un hombre, hasta podria a tener un poco de atractivo, su barba negra cubria muy buena parte de su cara y su traje de negro, no le daba elegancia mas bien se trataba de una apariencia funebre.
_ Me demore porque no queria que nadie me viera por aqui a don Ernesto no le gusta para nada que frecuente su hacienda y si es que alguien me ve y le va con el chisme, estoy perdido.
_ ¿Y a ti que te importa lo que piense ese viejo?
_ El trabajo de capataz es la mejor tapadera que tengo.
_ No quiero seguir escuchando nada relacionado a don Ernesto, mas bien lo que deseo es que me cumplas un pequeño encargo, por el cual estoy dispuesto a pagarte una buena suma de dinero.
_ ¿Que es lo que tengo que hacer?
_ Incendiar la casa de los Martinez.
_ ¿Y me va a pagar muy bien, solo por incendiar esa vieja casucha?
_ No se trata solo de incendiarla, sus habitantes tienen que estar adentro.
_ Usted me esta pidiendo que cometa un homicidio, y yo...
_ No tienes que fingir indignacion, se muy bien que eres capaz de hacer cosas peores.
Blas Sarmiento acepto, y don Fausto ya disfrutaba imaginando aquel espantoso incendio.
 
Re: Lupe y Álvaro, un cuento de hadas
#13 24/09/2012 - 05:12
El capitan Robles habia accedido a que Miguel recibiera la visita de su familia por lo menos unos diez minutos y que esa visita debia de ser la unica, despues seria trasladado al penal de Sevilla, el joven habia intentado por todos los medios saber si es que don Fausto habia intentado hacer algo en contra de su familia, el unico que podia decirle algo era el Teniente Prado, sin embargo este hombre a pesar de sus amabilidades, cuidaba muy bien su puesto, ya lo habia arriesgado dejando que Lupe viera a su hermano sin permiso del capitan, y no lo iba a hacer una vez mas, si es que Miguel queria saber los pasos que habia dado don Fausto, solo el capitan Robles podia decirselo si el queria, como era de esperarse Luis y Sebastian renunciaron al trabajo, no querian tener nada que ver con don Fausto, ambos jovenes podian desempeñarse muy bien como los nuevos jornaleros de don Ernesto, el ya les habia ofrecido trabajo, y ademas estaba seguro que don Fausto no era merecedor del prestigio del cual disfrutaba en el pueblo, Lupe por su parte iba a la capilla de La Merced a rezar, y aunque la gente habia empezado a mirarla de malas maneras, culpandola de lo sucedido, ella sabia muy bien que era inocente de todo y lo unico que lamentaba era que su hermano fuera trasladado al penal de Sevilla, al dia siguiente, no comprendia porque el cambio de planes si originalmente lo iban a trasladar cinco dias despues de su arresto, ahora seria tres dias despues del arresto, mientras tanto Blas Sarmiento estaba ejecutando parte de la mision que don Fausto le habia encomendado, lo primero que tenia que hacer era convencer a Norma la criada de don Fausto, de que eviitara que Lupe estuviera en su casa a las siete de la noche, era necesario que solo la madre y los hermanos estuvieran alli cuando ocurriera el incendio, sin embargo Norma era un hueso duro de roer cuando se la requeria para un favor, a menos por supuesto que la llenaran de joyas, la muchacha era ambiciosa, y podia volverse desleal con quien mejor la habia tratado, si es que sacaba algun beneficio, se nego en mas de tres ocasiones cuando Blas le pidio que invitara a Lupe a la fonda del pueblo, pero cuando vio el sobre con parte del adelanto por el trabajo, sus ojos se abrieron sorpresivamente y sonriente dijo:
_ No creo que tenga que rechazar esta generosa cantidad de dinero.
_ ¿Entonces?
_ Lupe no estara en su casa como lo tienes previsto. ¿Pero porque quieres incendiar su casa?
_ Son ordenes de don Fausto.
_ ¡Vaya, lo que puede provocar el despecho!
_ Entonces tienes que ir a verla cuanto antes, inventale cualquier excusa.
_ De acuerdo.
Tal y como lo habian planeado Norma invito a Lupe a la fonda, fingiendo que deberia de distraerse un poco despues de todo lo que habia pasado, y que mejor que junto a una buena amiga.
_ Deme un pollo con arroz amarillo _ Pidio Norma a la cocinera.
_ Enseguida le sirvo _ Y dirigiendose a Lupe pregunto _ ¿Y tu que vas a pedir, muchacha?
_ No tengo hambre, de todos modos gracias por su amabilidad.
_ Se que estas muy preocupada por la situacion de tu hermano.
_ No te imaginas cuanto.
_ Por cierto hoy no pude evitar escuchar a don Fausto hablar sobre lo sucedido y me ha dicho que ha pensado en retirar la denuncia, de manera que tu hermano pueda ser liberado, ademas esta dispuesto a pagar una fuerte cantidad de dinero por todos los perjuicios que recibisteis.
_ ¿Estais hablando en serio?
_ Claro que si, fue por eso que te he citado aqui, don Fausto llega dentro de un rato.
Lupe no daba credito a lo que escuchaba, pero viendo la sinceridad en los ojos de su amiga, le parecio una muy buena noticia, de eso esperaba ir cuanto antes a comunicarselo a su familia.
_ Antes que vayas a tu casa tienes que esperar a que venga don Fausto.
Mientras Norma mantenia distraida a Lupe, Blas Sarmiento habiendose enterado que Isabel y sus hijos estaban en casa, decidio realizar la mision que le habian encomendado, prendio fuego a la puerta, para exito de sus planes nadie lo vio, una vez cumplido su trabajo, se retiro, Norma habiendo calculado el tiempo, le dijo a Lupe que lamentaba que don Fausto no acudiera, que seguramente se le habia presentado algun contratiempo que le habia impedido asistir.
Don Fausto no habia ido a la fonda como Norma le habia hecho creer a Lupe si no que se habia presentado a hacerle una visita a Miguel, burlandose de la situacion en que el se encontraba.
_ ¿Que es lo que esta haciendo aqui?
_ No tienes que ser tan mal educado, he venido a darte una muy mala noticia.
_ Ya se que me van a trasladar al penal de Sevilla, antes del tiempo establecido.
_ Entonces no vas a poder evitar lo que tengo planeado, acabare con tu familia.
Miguel se acerco a los barrotes, y expresando furia en la mirada le grito a don Fausto.
_ ¡Si usted se atreve a hacerles algo entonces, le juro que lo mataré!
_ Encerrado en una celda no puedes hacer nada.
_ ¡No tiene idea de como nos arrepentimos de haberlo conocido!
_ Todo hubiera sido mas facil si tu hermana no me hubiera rechazado.
_ A ella ni la mencione.
_ Es una lastima que te quedes en la carcel y que no puedas hacer nada por tu familia.
_ ¡Fuera de aqui!
Cuando don Fausto se fue burlandose de Miguel, el joven se quedo sumamente preocupado, cuando Lupe llego a casa, ya era demasiado tarde, hace rato que el incendio habia empezado.
Re: Lupe y Álvaro, un cuento de hadas
#14 24/09/2012 - 17:35

Esperando estoy la siguiente entrega
 
Re: Lupe y Álvaro, un cuento de hadas
#15 24/09/2012 - 23:38
Sigue DASHER! Y me alegro que pronto aparezca Álvaro...
 
Re: Lupe y Álvaro, un cuento de hadas
#16 25/09/2012 - 00:00
Me gusta!! Cuando puedas sigue, DASHER.
 
Re: Lupe y Álvaro, un cuento de hadas
#17 25/09/2012 - 00:41
Chicas gracias por los comentarios, por cierto. ¿Que opinion les merece Miguel el hermano de Lupe y don Fausto? Si estan leyendo la historia seguro ya los han conocido.
 
Re: Lupe y Álvaro, un cuento de hadas
#18 25/09/2012 - 04:11
Lupe llena de angustia trato por todos los medios de entrar en la casa, sin embargo sus vecinos le dijeron que eso era imposible, dos de ellos la tomaron por los brazos, mientras ella hacia inutiles intentos por liberarse de ellos, pero sin conseguirlo, las lagrimas resbalaban por sus mejillas.
_ ¡Sueltenme por lo que mas quieran, tengo que ver a mi madre y a mis hermanos!
_ No podemos hacerlo, tambien te pondrias en peligro.
_ ¡No me interesa!
Era realmente conmovedor ver a aquella hermosa muchacha derramando abundantes lagrimas ante todo lo que estaba pasando, su familia pereciendo en ese espantoso incendio y uno de sus hermanos en la carcel, estuvo a punto de arrepentirse de haber rechazado a don Fausto, pero algo en su interior le decia que su familia se sentiria dolida donde quiera que estuvieran, si ella cedia ante las pretensiones de don Fausto, cuando ya el fuego se habia extinguido, Lupe se habia puesto de rodillas, las lagrimas rebasaban por sus mejillas, era injusto todo lo que estaba sucediendo, pero sabemos muy bien que el destino tiene preparadas siempre las mejores venturas para quien realmente se lo merece, Lupe estaba realmente desamparada, se habia quedado sin hogar, buena parte de su familia habia muerto en un espantoso incendio y su hermano Miguel, iba a ser trasladado al penal de Sevilla antes de lo previsto, Norma que estaba muy arrepentida de haber sido complice de todo lo sucedido, pero que tampoco se atrevia a decir la verdad, le dio refugio a Lupe en su humilde morada, la joven estaba tan desolada, que se dajaba llevar por quien consideraba su amiga, cuando estuvieron solas, Norma le dijo que la pobreza le habia obligado a hacer cosas indebidas, incluso que se habia visto en la necesidad de prostituirse, pero que gracias a la bondad de don Fausto, todo eso era parte de su pasado, Lupe la miraba extrañada, mientras seguia recordando la espantosa escena de la noche anterior, sin embargo no podemos decir que don Fausto estuviera satisfecho con todo lo que habia sucedido, muy por el contrario ahora sentia aversion por Lupe y queria que se fuera de La Merced, apenas supo que la muchacha estaba en casa de Norma, entro con plena intencion de amedrentarla.
_ Lamento realmente lo que le sucedio a tu familia _ Dijo burlandose.
_ ¡Usted fue el causante del incendio! Expreso la muchacha invadida de la ira y el dolor.
_ No tienes manera de probarlo, aunque puedes evitar que suceda otra tragedia.
_ Si intenta tenerme, quiero que sepa que esta muy equivocado.
_ No se trata de eso, a decir verdad ya no me interesas.
_ ¿Entonces que quiere?
_ Miguel sera trasladado hoy al penal de Sevilla y en el camino o en la prision le pueden pasar varias cosas, quizas una muerte accidental y tu no vas a querer que eso suceda. ¿Cierto?
_ ¿Que es lo que quiere?
_ Quiero que te largues para siempre de este pueblo, o de lo contrario lo vas a lamentar.
Cuando don Fausto se fue, Lupe se habia quedado llena de dudas, sin embargo cuando le mandaron una foto con la terrible paliza que Miguel habia recibido, no lo dudo mas, era necesario para siempre que abandonara esas tierras, todo era valido con tal de que Miguel no sufriera ningun atentado, nadie le aseguraba que si se iba, don Fausto no haria nada en contra de su hermano, pero estaba completamente segura que si se quedaba, su hermano estaria muerto, habiendose despedido de Norma, tomo la primera diligencia que encontro cerca, alli en medio del atardecer y en compañia de una mujer bastante mayor y de expresion dulce, Lupe dejaba para siempre el pueblo de La Merced, sin embargo en medio viaje, cuatro bandoleros se presentaron y sacando sus armas asaltaron la diligencia, uno de ellos intento abusar de Lupe y ella habiendole golpeado con una piedra, se vio en la necesidad de huir, corrio con todas sus fuerzas, tropezo varias veces, hasta que llego hasta un pueblo desconocido, una buena señora de cabello recogido apenas la vio se apiado de ella y le dio refugio en su casa, Lupe le pregunto donde estaba.
_ Mi nombre es Helena, bienvenida a Arazana.
Re: Lupe y Álvaro, un cuento de hadas
#19 25/09/2012 - 07:10
Miguel: Me gusta... puede dar mucho juego. (Si lo sacas de la cárcel...)
Don Fausto: Me intriga saber la diferencia de trato a Norma y Lupe.
 
Re: Lupe y Álvaro, un cuento de hadas
#20 25/09/2012 - 20:14
Me está gustando DASHER porque va muy rapidita. Me gustaría que tanto Miguel como Don Fausto volviesen a aparecer...ya sabes, el hermano bueno y el malo de la película que siempre da mucho juego. Adelante!
 
 
1 2 3 4 [···] 23 24 25 26