Notificaciones

11 ANIVERSARIO

12 enseñanzas de la vida que nos dio 'Mujeres desesperadas'

Se cumplen 11 años del estreno de la exitosa ficción de ABC y, por ello, vamos a repasar algunas de las mejores frases de la serie.

Javier de Hoyos Sábado 3 Octubre 2015 10:44

El 3 de octubre de 2004 comenzó una de las ficciones más recordadas de la televisión estadounidense. 4 mujeres protagonizaron innumerables sucesos cómicos, trágicos e incluso a veces terroríficos. 'Mujeres desesperadas' colocó en el punto de mira de millones de espectadores a Susan (Teri Hatcher), Lynette (Felicity Huffman), Bree (Marcia Cross) y Gabrielle (Eva Longoria). Estas fueron las protagonistas a lo largo de 8 años, pero, también jugaron un papel muy importante Edie (Nicollete Sheridan), Katherine (Dana Delany) y Renée (Vanessa Williams).

Sin embargo, y aunque estas eran las protagonistas, hay algo que hace inolvidable a esta ficción, y ello se debe precisamente a un personaje que en escasas ocasiones se deja ver, se trata de Mary Alice Young (Brenda Strong). Muere en el primer capítulo de la ficción, pero, desde el limbo, reflexiona sobre la vida, la muerte, el amor, la amistad, la confianza, la traición... Elementos con los que va jugando la ficción a lo largo de ocho temporadas. A continuación vamos a recoger algunas de las mejores enseñanzas que dio la serie, concretamente 12, realizadas en su mayoría por este personaje.

'Mujeres desesperadas' cumple 11 años

'Mujeres desesperadas' cumple 11 años

1. Los buenos y malos

Durante la segunda temporada de la ficción se vivió uno de los momentos más impactantes de la trama de Bree Van De Kamp. Tras la muerte de Rex, Bree descubre que el farmacéutico George ha matado a su marido. Este a punto de morir tras tomarse un bote de pastillas para llamar la atención de la protagonista pelirroja. Le confiesa que si lo ha hecho es porque en el fondo sabía que ella lo deseaba. Bree, llena de ira, lo deja morir sin avisar a los médicos, y es aquí, donde surge el dilema de "los buenos y malos".

Marcia Cross confesó que este momento fue muy tenso grabarlo para ella ya que, en la sociedad de Estados Unidos, que un personaje protagónico tan querido como ese matase a otro podía generar odio hacia ella. Finalmente se animó a hacerlo gracias a que consideró que era la vuelta de tuerca necesaria que necesitaba para mantener vivas sus tramas.

"No siempre es fácil distinguir entre los buenos y los malos, los pecadores pueden sorprenderte, y lo mismo sucede con los santos. ¿Por qué intentamos definir a las personas simplemente como buenas o malas? Porque nadie quiere admitir que la compasión y la crueldad pueden vivir mano a mano en nuestro corazón. Y que todos somos capaces de cualquier cosa".

2. Lo opuesto al amor es la indiferencia

Una mujer que trataba de mantener sus apariencias en un mundo que se destruía por momentos, así se podría definir a Bree en las primeras temporadas de la ficción. Uno de los mayores problemas familiares se vio reflejado en la relación con su hijo. Antes de optar por el polémico abandono, en una gasolinera, intentó por todos los medios arreglar su relación. Dejando una frase que nada tiene de falso.

"Lo opuesto al amor no es el odio, es la indiferencia, y si me odias es que te importo y que seguimos conectados... Y todavía puedo conseguir hacerte un hombre.

3. La pareja perfecta

Si por algo se caracterizó la comedia fue por la infinidad de romances, rupturas, bodas y desamores que tuvo a lo largo de sus ocho temporadas. Sin embargo, todo se podría resumir en una reflexión de Mary Alice.

"¿Has conocido a la pareja perfecta? Dos almas gemelas cuyo amor nunca muere, dos amantes cuya relación nunca se ve amenazada, un marido y una mujer que confían el uno en el otro por completo... Si no has conocido a la pareja perfecta permíteme que te la presente. Están en lo alto de una capa de merengue. ¿El secreto de su éxito? Bueno... nunca tienen que mirarse a la cara".

4. No podemos impedir lo que no podemos predecir

Algo que marcó la serie desde el primer momento fue la muerte de Mary Alice. Las escasas ocasiones en las que ha aparecido este personaje en forma de carne y hueso han dejado siempre una reflexión difícil de olvidar. Uno de los capítulos más valorados de la ficción es "Bang" (tercera temporada), en el que tras sufrir un secuestro a mano armada en un supermercado y tras perder a Nora, Lynette tiene un sueño que ya había vivido en otras muchas ocasiones: intenta impedir la muerte de su amiga. Se trata de algo que todo ser humano vive en sus propias carnes al menos una vez en la vida, el deseo de querer cambiar algo que no pudo predecir, y finalmente Mary Alice logra hacer que nunca más vuelva a soñar con ese instante.

"No podemos impedir lo que no podemos predecir. Así que disfruta de este maravilloso día porque hay pocos así".

5. La naturaleza de la guerra

La llegada de Betty Applewhite al barrio, llena de misterios, enfrentó desde un primer momento al personaje de la actriz Alfre Woodard con el de Marcia Cross. Una guerra que se vio reflejada, más que nunca, en algo que les encantaba hacer a las mujeres de esta ficción, jugar al poker.

"Las mujeres entendemos la naturaleza de la guerra, y también entendemos de las cartas que nos tocan. Algunas, cuando se enfrentan a un combate sangriento se rinden sin más. Pero para otras la rendición es inaceptable y saben que la batalla será a muerte...".

6. Confianza

¿Hasta qué punto conocemos a nuestros vecinos? En esto radica gran parte del éxito de la serie, los secretos, la confianza en otros para contarlos, la franqueza de guardarlos, y el fallo de contarlos.

"La confianza es algo muy frágil. Una vez ganada nos aporta una gran libertad, pero cuando la confianza se pierde es casi imposible recuperarla. Aunque la verdad es que nunca se sabe en quién podemos confiar. Nuestros seres más queridos pueden traicionarnos, y unos desconocidos pueden acudir en nuestro rescate. Al final, la mayoría de la gente decide confiar solo en sí misma. Sin duda, es la forma más sencilla de no quemarse jamás".

7. Amistades

Dos vecinas enfrentadas que comparten mucho más de lo que se imaginan (Bree y Betty Applewhite). Una amistad que surge de una infidelidad (Gabrielle y Xiao Me). Un vínculo laboral incomprensible... incluso un amor indebido. Todo esto radica del poder de la amistad, ¿por qué surge esta unión? En la segunda temporada de la ficción Mary Alice lo aclara.

"El mundo está lleno de curiosas amistades. ¿Cómo empiezan? Con una persona que está desesperada y otra dispuesta a prestarle su ayuda. Cuando aparece la bondad, por fin podemos ver la valía de aquellos a los que antes habíamos despreciado. Y sin darnos cuenta, se forma un vínculo, aunque otros no puedan entenderlo. Sí... esas curiosas amistades se inician todos los días y nadie lo entiende mejor que los seres solitarios. De hecho, cuentan con eso..."

8. Recuerda que ya eres feliz

Lynette y Tom tuvieron muchos altibajos, pero, los espectadores de la ficción nunca concibieron un final para la ficción sin esta pareja unida, algo que los guionistas tuvieron en cuenta, y por eso, justo cuando faltaban unas escesas horas para el final de la ficción surgió su reencuentro. Felicity Huffman fue la encargada de dar uno de los broches más memorables de la serie. El brindis de la boda de Renee Perry.

"El día de tu boda es uno de los mejores días de tu vida, porque ese día por fin comprendes que tienes eso que necesitas para ser feliz. Y luego se te olvida, así que entonces lo que pasa es que en vez de despertarte cada mañana gritando, hay alguien que te quiere, miras a tu alrededor y piensas ... ¿Qué es lo que quiero ahora? ¿Qué es lo siguiente que necesito para ser feliz? Así que buscas y buscas y siempre piensas que lo has encontrado, pero nada funciona, y la razón por la que nada funciona es porque ese hueco en tu corazón que intentas llenar ya está lleno, pero se te ha olvidado. Nunca, jamás olvidéis. Recordad mucho lo siempre que queríais ser queridos y lo mucho que sois queridos. Y si conseguís eso, que no es fácil, dejaréis de buscar y entenderéis que ya sois felices".

9. El mundo, un lugar aterrador si luchamos solos

A lo largo de la ficción fueron repetidas las ocasiones en las que las desesperadas se vieron completamente solas, a pesar de que el vecindario las obligase a estar acompañadas en casi todo momento. La falta de apoyo de su mejor amiga, la incomprensión de su familia, una ruptura amorosa... eran las principales causas por las que sentían la soledad, a pesar de estar rodeadas.

"Llega un momento en que todos debemos descubrir a que le tememos. Algunos le tememos a que nunca nos perdonen. A otros les preocupa que puedan descubrir la verdad. Unos pocos se preguntan: '¿Podría echarme de casa?'. Sí, el mundo es un lugar aterrador, y lo es aún más si tenemos que enfrentarnos a él solos".

10. Las verdaderas amigas

Ocho temporadas dan para mucho, incluso, para demostrar como los valores de la amistad y el amor que habían enseñado en la primera etapa, quedan segundas en las nuevas entregas. Esto mismo hace que la serie tenga que buscar una explicación a por qué puede seguir una amistad después de riñas, engaños, enfados...

"Solo las mejores de las amigas se quedan después de la fiesta para ayudar a limpiar. Limpiar el dolor de una conciencia culpable, para recoger las piezas de un matrimonio roto, para barrer la soledad de guardar un secreto. Sí... es bueno tener amigas que ayuden a limpiar nuestros desastres".

11. Luchamos contra topos

Una de las tramas por excelencia de ficción y con mayor reconocimiento por parte de los seguidores de la serie de Marc Cherry fue el cáncer de Lynette. La actriz durante la cuarta temporada vivió uno de sus peores momentos. Su vida consistía en luchar "contra un topo" que había aparecido para destrozarle el camino de la vida. Un claro mensaje para aquellos que tienen problemas de salud: "No te dejes vencer, lucha".

"No es una broma. Algo ha atacado nuestra casa, y cuando eso ocurre, no te quedas parado... luchas. Te cargas a esa criatura que se ha metido en nuestras vidas e intenta destrozarnos. No me va a vencer".

12. ¿Qué habría pasado si...?

Las catástrofes fueron constantes, si en la cuarta temporada un tornado arrolló con todo Wisteria Lane, en la sexta fue un tornado el que acabó con la felicidad de las Navidades. La muerte de Karl fue uno de los sucesos que cambió la trama de algunas de sus protagonistas principales (Susan y Bree), pero no fue el único. La vida de las protagonistas cambió completamente, algo que les hizo plantearse: "¿Qué habría pasado si...?".

"El funeral de Karl Meyer fue un evento solemne. Fueron sus amigos y familia y aquellos que lo amaron. El sacerdote habló de cómo ocurre una tragedia, cómo la gente se pregunta: "¿Qué habría pasado si...?" ¿Qué pasaría si no hubiera muerto, si hubiera escogido a alguien diferente, si no hubiera cometido ese error? Y después el sacerdote dijo que la mejor forma de honrar a los que han muerto era pensar en lo que fueron, y seguir viviendo de la mejor forma posible...".

Mary Alice Young y las protagonistas de 'Mujeres desesperadas'

Mary Alice Young y las protagonistas de 'Mujeres desesperadas'

Rezo de despedida

8 años de ficción dieron lugar a numerosas muertes, algunas más memorables que otras. Pero siempre que esto ocurría la serie mostraba un halo de esperanza que puede resumirse en el rezo que pronunció la señora McCluskey al morir su amiga Ida Greenberg tras el fatídico tornado.

"No os paréis ante mi tumba para llorar, porque aquí no me vais a encontrar. Soy la fuerza del viento al soplar y la luz blanca al nevar. Soy el sol sobre el maduro trigal, soy la lluvia suave y otoñal. No os paréis ante mi tumba para llorar, porque ahí nunca pararé a descansar".

Recomendamos

Comentarios y social

avatar
Regístrate en FormulaTV y participa
Crea tu cuenta en FormulaTV en unos segundos. Es gratis y podrás comentar noticias, participar en los foros, puntuar series o hacer amigos con tus mismos gustos. Si ya estás registrado, conéctate.
 
La Supercopa ACB entre Unicaja y Real Madrid lidera el prime time en TeledeporteLa Supercopa ACB entre Unicaja y Real Madrid lidera el prime time en Teledeporte