Notificaciones
Motivos personales
2x12

'Motivos personales' 2x12: Fantasmas del pasado

Motivos personales
9,1

12 votos

Capítulo: Fantasmas del pasado

Serie: Motivos personales

Temporada: 2

Capítulo: 12 (25)

Puntuar capítulo:

-

Ranking votos: 6 de 26

Sinopsis Guía de episodios

Villaroel no es el único que quiere acabar con los Acosta, alguién está en posesión del virus y tiene motivos de sobra para hundir los laboratorios.

La guerra contra los laboratorios ha comenzado. Villarroel, el presidente de la comisión investigadora, está decidido a terminar con los Acosta. Para ello, requisa todos los archivos y ordenadores de la empresa, interviene las cuentas y arremete en todos los medios públicos contra sus enemigos. El virus A423 era la excusa que necesitaba para enterrar a los Acosta.

Desesperada, Aurora constata que esta vez, el político se ha cubierto las espaldas y que no tiene ningún punto débil por el que poder atacarle. Así mismo, una sospecha va creciendo entre todos los componentes de la familia: el ataque de Villarroel es tan virulento y está tan bien medido... que no sería descabellado suponer que esté trabajando para la misteriosa persona que quiere destruir los laboratorios, la persona que robó el virus y que infectó a los seis periodistas.

Pero la presión contra Pablo no va a provenir solo de fuera. Jaime todavía no ha decidido qué hacer con las pruebas que inculpan a su padre como autor de la muerte de Mara. Por ello, toma consejo de Berta: está asombrado de la valentía que demuestra su madre al enfrentarse a su propia familia a través de DTV.

Pero Berta no imaginará que se verá inmersa en el mismo dilema que Jaime: Isabel le hace saber (instada por Pablo) que si sigue adelante con su campaña de desprestigio, va a encontrarse con una sorpresa muy desagradable: su propio padre, Gonzalo, fue quien traficó con el virus y la persona que contrató al asesino de DTV para borrar todas las huellas y desviar la atención de las auténticas causas de la muerte de los periodistas. Para sorpresa de Daniel y Maite, el programa preparado por Berta que, supuestamente, iba a desmoronar el impero de los Acosta, ni siquiera los menciona... Berta no se ha atrevido a dar el paso.

Natalia y Virginia siguen investigando las pistas que encontraron en el piso de Arturo. Por una de ellas, dan con la dirección de un Polígono Industrial en el que probablemente, Arturo esté trabajando. Natalia, inmersa en su investigación, no se da cuenta de los avances que quiere hacer Daniel con respecto a ella: ahora que todo el asunto del asesino de DTV ha terminado, ahora que, aparentemente, la hija de Daniel ya ha sido vengada... el periodista confiesa a Maite su deseo de declararse a Natalia. Pero Daniel va a tener competencia: Silvia, deseosa de arreglar las cosas con Fernando, y para saldar con él su deuda, lle confiesa a Natalia que Fernando se jugó la vida hace años en San Francisco para evitar que Pablo siguiera desarrollando el virus A423 a espaldas de Arturo. Ya que siente que Fernando nunca será suyo intenta que encuentre la felicidad con Natalia. Ésta acude a los laboratorios a decirle que sabe la verdad y él no puede refrenar sus sentimientos y le da un beso.

Jaime consigue ponerse en contacto anónimamente, a través de Internet, con su padre: quiere preguntarle las razones que le llevaron a asesinar a Mara Yimou. Constatará horrorizado que, a pesar de los remordimientos, su padre reduce el crimen a una simple cuestión de negocios que era necesario acometer. Poco después, Pablo descubrirá que Jaime está al tanto del secreto y le presionará para que no haga nada con las pruebas. Pero Jaime, incapaz de soportar la presión de haberse sentido avergonzado toda la vida por su condición sexual cuando su propio padre es un asesino, le dice toda la verdad y cómo es él realmente.

Natalia y Virginia dan con el almacén donde presuntamente está trabajando Arturo. Lo que ven, las deja aterrorizadas: Arturo puede estar desarrollando el virus A423 bajo las órdenes de alguien misterioso. Uno de los operarios de la fábrica toca accidentalmente una de las probetas que contiene el virus. Natalia consigue llevarle una muestra a Adriana. El diagnóstico de la forense es desolador: el virus ha mutado y ahora es altamente contagioso. La persona que sacó a Arturo de la cárcel y para quien ahora está trabajando ha conseguido su objetivo: obtener una poderosa arma química. Ahora, solo queda una pregunta por resolver : ¿qué piensa hacer con el virus?

Villarroel le confiesa a Federico que dejará de atosigar a los Acosta si le entrega a Aurora en bandeja de plata. Aurora le dice a Federico que acepte las condiciones, que asumirá los riesgos. Gracias a Guillén, obtendrá un veneno que no deja ningún rastro en el organismo que lo ingiere. Pero las cosas se tuercen en el último momento: Villarroel se da cuenta del plan de Aurora para asesinarle y decide retirar su oferta. Ahora caerán todos.

Arturo no es el único fantasma del pasado con el que se encuentra Natalia: Pazos va a verla para decirle que ha vuelto a los laboratorios y que intentará por todos los medios eliminar de raíz el mal que los aqueja: Pablo Acosta. Nacho, que entra acompañando a Tania, le dice que Jaime tiene algo contra Pablo que le podrá interesar, unas pruebas que incriminan a Pablo en algo, aunque Nacho no sepa especificarle de qué se trata. Pazos convencerá a Jaime para que le dé las pruebas... aunque alguien se les ha adelantado. El misterioso enemigo de los Acosta, la persona que está pagando a Villarroel para que lleve adelante su campaña de acoso y derribo... se las ha hecho llegar a éste.

Pero algunos de los misterios están a punto de solucionarse: Virginia consigue una grabación de una cámara de seguridad de un banco situado junto a la casa en la que vivía Arturo. En esas imágenes se pueden ver a Arturo y al hombre que lo está reteniendo. Virginia lleva las imágenes a DTV donde Tania y Nacho intentarán averiguar la identidad del desconocido. Y también en DTV, Berta, al ver unas fotos de la hija de Daniel, decide arriesgarse y dar toda la información que inculpa a los Acosta... y a su padre.

Natalia y Virginia vuelven con Larranz al almacén donde están desarrollando el virus: encontrarán que todo está vacío y que ya no queda nadie... Y la única pista que tenían, el video, desaparece sin que puedan hacer nada por evitarlo: Tania recibe una llamada en la que, a cambio de devolver el video, podrá reunirse con su padre. Natalia y Virginia siguen a Tania al lugar del intercambio pero llegan demasiado tarde. Tania es secuestrada... y la única pista que encuentran es un plano. Un plano de los conductos de ventilación de los laboratorios. Alguien quiere exterminar a los Acosta. ¿Quién puede odiarles de esa manera?

No tendrían que ir muy lejos para responder a esa pregunta. Berta es la persona que, no solamente tiene motivos para deshacerse de todos ellos... sino que también tiene el virus.