Notificaciones
ULTIMA HORA 'HIT' renueva por una segunda temporada en TVE
Motivos personales
2x11

'Motivos personales' 2x11: Arturo...

Motivos personales
8,8

8 votos

Capítulo: Arturo...

Serie: Motivos personales

Temporada: 2

Capítulo: 11 (24)

Puntuar capítulo:

-

Ranking votos: 16 de 26

Sinopsis Guía de episodios

Daniel Y Aurora se enfrentan en una dura pugna económica para hacerse con las pruebas que implican a Pablo en la epidemia del virus A423 y Natalia está a punto de encontrarse con alguién inesperado: su marido, Arturo.

Tras la muerte de Martín, la tranquilidad vuelve a la cadena. El asesino de DTV ya no es un peligro para Maite, pero sí el virus A423, que sigue latente en su organismo. Guillén trabaja para conseguir un antídoto mientras Natalia y Daniel buscan a la última persona infectada, el periodista científico Salazar. Guillén les cuenta que era amigo de Arturo y que estaba investigando unas fiebres hemorrágicas relacionadas con el virus.

Natalia informa de todo lo que sabe en “Es Noticia”. Esto supone un duro golpe para los laboratorios Acosta, que se tienen que enfrentar a una comisión de investigación del Ministerio. Federico trae a Pazos de nuevo a los laboratorios para que les ayude a salir de la crisis. Aurora y Pablo intentan manipular a la comisión, pero sus planes se ven truncados cuando conocen la identidad de la persona que la presidirá: uno de los peores enemigos de los laboratorios, alguien cuyo odio hacia los Acosta, y especialmente hacia Aurora, es visceral: Villarroel.

Natalia desea con toda el alma que Arturo esté vivo, pero no se atreve a creer en una hipótesis tan descabellada. Le confiesa a Virginia que nunca llegó a ver el cadáver de su marido: fue Fernando el que reconoció el cuerpo. ¿Tendrá él algo que ver?

En cualquier caso, la teoría sobre la posible “resurrección” de Arturo va tomando cuerpo. Si alguien le sacó de la cárcel y lo ha tenido oculto hasta ahora... ¿es posible que lo esté reteniendo en contra de su voluntad? En ese caso, el único motivo para hacer tal cosa es que le estén obligando a trabajar en algo de máximo secreto. Pero... ¿en qué?

La respuesta a esta pregunta está más cerca cuando Natalia y Virginia descubren un lugar que, supuestamente, ha estado enviando productos químicos a Arturo. Cuando están a punto de descubrir qué tipo de productos y a dónde se los enviaba, el hombre misterioso con el sombrero y la gabardina se les adelanta y destruye las pruebas. Sin embargo, Natalia consigue rescatar unos recortes de periódico, anuncios por palabras a través de los cuales Arturo se estaba comunicando con su proveedor. Natalia y Virginia usan el mismo método para ponerse en contacto con él, y haciéndose pasar por el proveedor, fijan un encuentro con Arturo. Natalia podrá ver de nuevo a su marido con vida.

Mientras tanto, Isabel le reprocha a Berta que emitiera el reportaje de Natalia y ella le echa en cara su relación con Pablo. Berta es enemiga declarada de Isabel, y está dispuesta a acabar con ella en DTV. Como primer paso, le ofrece la dirección del programa a Natalia, pero ella lo rechaza. Respaldada por el resto del consejo de DTV, Isabel será la nueva directora de “Es Noticia”, a pesar de la negativa de Berta.

El enfrentamiento entre Natalia y los Acosta llega incluso al terreno personal. Sabiendo que Tania y Nacho han vuelto a acercarse, Pablo decide tomar cartas en el asunto, y le cuenta a Tania que hasta hace poco Nacho se acostaba con Berta. La noticia afecta mucho a Tania, pero una posterior conversación con Berta le hace comprender la verdad sobre Nacho. Berta le anima a seguir con el chico, le pide que no le deje escapar... y Tania le hace caso. Ya nada les podrá separar.

Pero el plan de Pablo no se limita a entorpecer la vida sentimental de Tania. En represalia por el reportaje de DTV, decide acabar con Natalia. Y para hacerlo utiliza a Virginia. Amenaza con contar todo lo que sabe de ella si no mata a Natalia de una vez. Virginia se dispone a hacerlo, pero la súbita irrupción de Daniel le desbarata los planes. ¿O hay algo más? Por primera vez, a Virginia le ha fallado el pulso a la hora de apretar el gatillo y matar a Natalia. Pablo está convencido de que Virginia se ha dado cuenta de que sin su enemiga, su vida estará vacía. Matar a Natalia implica matar toda ilusión por seguir viviendo, porque su vida es la venganza. Pero Virginia niega tener esa debilidad, y hace creer a Pablo que necesita a Natalia viva para llegar al final de su investigación sobre Arturo. La persona que supuestamente lo liberó también conoce su secreto, así que tiene que llegar hasta él a toda costa.

Cuando Pablo deja sola a Virginia, ésta es atacada por El Arcángel en los laboratorios. La abogada salva su vida al prometer al Arcángel que le servirá en bandeja a Natalia y a Larranz, las dos personas que mataron a Martorell en la azotea de los laboratorios. Pero el Arcángel no olvida que Virginia intentó acabar con ellas en el pasado, y le advierte que, una vez muerta Natalia, ellas dos tendrán que saldar cuentas.

Al mismo tiempo, Salazar llama a Daniel para ofrecerle pruebas de la implicación de Pablo Acosta en la epidemia del virus A423. Cuando Daniel llega al lugar del intercambio, descubre que lo que Salazar ha programado es una subasta... a la que también ha invitado a Aurora. En una ajustada puja, Daniel se hace con las pruebas. Pero entonces, Salazar pone en venta también el antídoto contra el virus A423, que sacó del acuario de casa de Natalia: Arturo lo tenía allí escondido. Daniel tiene que entregarle las pruebas a Aurora a cambio del antídoto, y Salazar se queda con el dinero de los dos. Pablo y Aurora destruyen las pruebas pero a cambio, Maite salva la vida cuando estaba a punto de perder toda esperanza.

Natalia y Virginia llegan al lugar del encuentro con Arturo. También Tania aparece en el edificio, ya que ha estado siguiendo los pasos de su madre y quiere saber la verdad sobre su padre. Natalia le pide que espere en el coche mientras ella y Virginia suben a encontrarse con el supuesto Arturo. Pero justo cuando se disponen a descubrir la verdad, el hombre del sombrero se interpone en su camino, y huye con un hombre del edificio. En su huida, Natalia tan sólo consigue llegar hasta el coche en el que van a escapar, y acierta a ver a ese hombre a través de la ventanilla.

La visión le deja sin aliento.

“Arturo está vivo”.