Notificaciones

ENTREVISTA FORMULATV.COM

Pablo Motos: "No sería capaz de luchar contra mí mismo"

El presentador de 'El hormiguero' estrena este lunes como productor de 'Guerras de sesos' para Telecinco. Pablo nos desvela las claves del nuevo programa, si habrá una tercera hormiga en 'El hormiguero', cuál será el papel del dinosaurio o cómo consiguió a AR entre otras muchas cosas.

Redacción Lunes 30 Marzo 2009 00:05

Pablo Motos comenzó su carrera como locutor y director de Radio Requena y centró casi toda su carrera en la radio, en espacios como 'Protagonistas', 'Mareando la perdiz' o 'No somos nadie'.

En junio de 2007, deja la radio para dar el salto a la televisión, terreno que ya había explorado con 'El club de la comedia'. En tan sólo tres años, su programa 'El hormiguero' (Cuatro) se ha convertido en uno de los formatos de mayor éxito en la televisión actual.

El año pasado, además, asumía la producción del programa con 7 y acción, su productora junto a Jorge Salvador. Este lunes, 7 y acción lanza 'Guerra de sesos' para Telecinco, su segundo proyecto. FormulaTV.com ha aprovechado la ocasión para charlar con Pablo sobre estos y otros proyectos.

Julia Otero te dijo "ven" y por ella lo dejaste todo. ¿Estás hoy día en televisión gracias a ella?

Estoy gracias a mucha gente, desde luego gracias a ella me conocieron en el resto de España. Ella hacía un programa de radio, yo hacía un programa local en Valencia. Me llamó, lo dejé todo y me fui con ella. Me conoció la gente de Globomedia y, gracias a lo que yo hacía con Julia, escribí después 'El club de la comedia'.

¿Te costó mucho dejar de lado los micrófonos?

Mucho, sí. Ahora estoy empezando a superarlo. Cuando dejé la radio, la última en la que estuve, la SER, me daba ansiedad pasar por la Gran Vía y no meterme en los estudios.

Y ahora, ¿locutor o presentador?

Me da igual, que la gente ponga las etiquetas. Ahora presentador y en la radio locutor, pero me importa poco eso.

¿Dónde queda ahora el teatro?

El más cercano lo tengo aquí en la Gran Vía (risas). Queda en el sitio más importante de mi vida después de la radio. El teatro me ha dado las pocas o muchas tablas que tengo a la hora de estar en un escenario, así es que le debo mucho. Yo necesito de vez en cuando hacer teatro. Me gustaría mucho pensar y crear una gran obra de teatro, creo que es un sitio lleno de verdad, donde las cosas te pueden tocar. Es un sueño.

En alguna ocasión has dicho que hueles el talento...

Sí, probablemente hago muchas cosas mal, pero esa la hago bien. La verdad es que me equivoco poco. Cuando voy a por alguien porque parece que me gusta, suelo acertar.

Ahora mismo, encantando por el éxito de 'El hormiguero', supongo

Feliz. En la televisión hay un componente imprescindible aparte de todo el trabajo, que es la suerte. Que la gente entienda que lo que has hecho es para divertirse y se divierta es como si te toca el bingo. En televisión, que se fracasa tanto, no lo sabes hasta el día que sales y al siguiente miras la audiencia. Estamos felices y viviendo continuamente en el milagro de que la gente cada día te siga y tenga un ratito pase lo que pase para disfrutar cuando llega la noche. Lo que decimos al principio del programa: "pase lo que pase esto es para intentar hacer que me sienta bien".

Los datos son excelentes, pero ¿costó mucho aceptar que el programa fuese diario?

Claro, esos días fueron de mucho miedo. Son momentos que te hacen tomar decisiones sin retorno como lo de dejar la radio. Fue un verano con bastante "miedito", pero claro, si después las cosas salen bien, imagínate la felicidad. De hecho, cada día que me levanto me recuerdo en el espejo lo feliz que soy y lo bien que me va.

¿Qué importancia le das a las audiencias?

Pues mucha, aunque no quieras, cuando haces televisión las audiencias se convierten una obsesión. Hay gente que, como el que finge los orgasmos, intenta fingir que no les importan las audiencias, pero no es cierto. Una audiencia mala te condiciona el día igual que una audiencia buena te da un subidón de adrenalina y una energía que ni el ginkgo biloba y el ginseng.

¿Podrías quedarte con alguna sección de 'El hormiguero'?

No, no podría. A mi me gusta 'El hormiguero' desde el minuto uno hasta el "vete a dormir". Si no me gustase lo cambiaría. Intentamos que cada cosa que hacemos nos dé buen rollo. No te sabría decir. Tengo un cariño inmenso por la gente, somos ya una familia de amigos y está muy bien porque nos admiramos. Admiro el trabajo de Jandro, de Flippy, Raquel, Juan y Damián, Marron... es que me gusta todo.

¿Cómo dirías que ha sido la evolución de 'El hormiguero' en estos tres años?

La gente ya conoce los códigos. Cuando haces un programa marcas un lenguaje, como si pertenecieses a un club en el que hay unas normas y ahora ya se dan por entendidas. Que la gente conozca a los colaboradores y les tenga un cariño especial a cada uno se nota mucho cuando salen, ya que al principio costaba más. Esta temporada hay un cambio fundamental que es conseguir superar las entrevistas de Hollywood.

¿Qué te parece el horario que tendrá el programa, la sobremesa?

Pues es difícil. Es uno de los obstáculos en principio. Como productora quieres que te pongan en una buena hora, pero si la cadena tiene un sitio con la audiencia en problemas, lo normal es que intenten que se lo soluciones tú. Aquí todo el mundo tiene razón. A mi me gustaría un horario más fácil pero bueno, vamos a competir donde nos ponen, que es donde nos necesitan, y ojalá haya suerte.

¿Qué supone que Telecinco confíe el proyecto a Jesús Vázquez?

Que Jesús Vázquez esté al frente de un proyecto es una alegría inmensa, le damos Jorge Salvador y yo mucha importancia. Tú nombras a Jesús Vázquez y ya sonríes. Es mucho mejor de cerca de lo que parece, y mira que ya parece bueno. Cuando lo ves desenvolverse en un plató, y que encima es encantador, guapísimo y lo hace extraordinariamente bien, todo eso es una garantía. De momento tienes un Mercedes, un clase A.

¿Será 'Guerra de sesos' en directo?

Pues seguramente lo grabaremos. Este tipo de programas se suele hacer más grabado, será un falso directo.

¿Cómo fue posible que Ana Rosa visitara 'El hormiguero'? ¿Tuvo que ver que estéis trabajando con 'Guerra de sesos' para Telecinco?

Ojalá te pudiese decir que es sólo una cosa. Es un cúmulo de cosas, de pedir favores, que te los concedan y a la vez conseguir que no se enfaden mucho todas las partes. En esto estamos por detrás de otros sitios. En Estados Unidos es normal que Jay Leno entreviste a una persona de otra cadena, incluso de en su misma hora, hacen un pacto y cada día se entrevista uno. Aquí debemos de empezar a superar que una persona esté en una cadena u otra. A mi me gustó mucho ver a Ana Rosa en 'El hormiguero' y verla en Cuatro, porque está fuera de su sitio y eso ya tiene algo de especial. Hay que intentarlo más, que los profesionales estamos muy por esta labor. Tenemos unas excelentes relaciones con otros profesionales de otras cadenas y nos apetece ir y que vengan, y es lo que intentamos...

¿Son entonces las cadenas las que más pegas ponen?

Sí, claro. Las cadenas se enfadan y tienen su parte de razón como es lógico. Si a ti te contrata una cadena, a esa cadena no le hace ilusión verte en la competencia. Otra cosa es que luego te dejen, y con buena voluntad y negociando bien, hay veces que lo consigues. Yo les entiendo perfectamente. Aunque yo creo que en un momento determinado todo el mundo sale beneficado: Ana Rosa porque la ves fuera de su sitio, Cuatro porque tiene a Ana Rosa,... todo el mundo sale contento.

También os visitó Susanna Griso, contento supongo...

Es que Susanna Griso es un mito erótico. La vi una vez en un avión y me pareció que flotaba, iba levitando. Luego vino al programa, y nos hicimos amigos. Me hizo mucha ilusión, es un encanto.

¿Ha intentado otra cadena llevarse 'El hormiguero' como se rumoreó?

Bueno, las cadenas siempre quieren tener los productos, y los rumores son rumores.

Si otra cadena os pidiera producir un programa para competir contra 'El hormiguero', ¿lo harías?

Yo no. Es un límite mío. No creo que fuese capaz de luchar contra mí mismo. Es una limitación que tengo. Aunque muchas veces las productoras tienen que competir contra ellas mismas, tampoco veo a Emilio Aragón poniéndose un programa a la vez que está haciendo otro en otra cadena, es difícil de encajar eso.

'El hormiguero ha sido nominado a la Rosa de Oro. ¿Con esperanzas de ganarlo?

Ya de entrada, que te nominen es bastante. Esos premios son muy importantes a nivel internacional y que te consideren es importante. Hay mucha gente de Italia, Francia, Holanda... interesada en el formato, y eso ya es un piropo. Que te den el premio o no ya puede depender de las veces que te presentes o te nominen.

¿Quiere eso decir que vas a exportar 'El hormiguero' a otros países?

Sí, tenemos bastantes historias ahí que podrían salir. Parece que Italia es un sitio donde en principio puede salir, estamos negociando.

¿Cómo desconectas cada día cuando acaba el trabajo?

Yo no desconecto, nunca (risas). Imposible, ni durmiendo.

¿Eso es bueno?

Es malo. Me gustaría de vez en cuando relajarme y pensar en otras cosas. Pero un programa diario es una cosa que absorbe tanto que estás todo el rato pensando. Cuando estás viendo una película no la estás viendo, estás viendo si algo de eso te sirve a tí, si hay algún plano que te gusta mucho, si te dispara una idea. Estás con los amigos y si alguien dice una frase que te inspira, vas a apuntarla... Nunca jamás estás relajado. Pero creo que le pasa a toda la gente que hace programas diarios y que tiene que crear cada día una historia divertida. Cuando me quiten el programa o cuando yo me vaya ya me relajaré.

¿Pero hay hormiguero para rato?

Mientras la gente quiera sí. Eso lo dedice la gente, no yo.

Recomendamos

Comentarios y social

avatar
Regístrate en FormulaTV y participa
Crea tu cuenta en FormulaTV en unos segundos. Es gratis y podrás comentar noticias, participar en los foros, puntuar series o hacer amigos con tus mismos gustos. Si ya estás registrado, conéctate.
 
Para el PP programas como 'La noria' carecen de sentido ético al entrevistar a Violeta SantanderPara el PP programas como 'La noria' carecen de sentido ético al entrevistar a Violeta Santander