Notificaciones

COMENZÓ TRABAJANDO COMO FÍSICO NUCLEAR

La plantilla de Antena 3 rinde homenaje a Ricardo Ortega

Un avión de las fuerzas aéreas llega a España con el cuerpo del periodista fallecido. Esta noche se instalará la capilla ardiente y se le realizará la autopsia. La plantilla de Antena 3 se concentra frente a sus sedes en señal de duelo, mientras se protesta por la que era la situación de Ortega. Ricardo comenzó trabajando como físico nuclear en Rusia.

Redacción Lunes 8 Marzo 2004 21:54

La muerte de un periodista pone de luto a todos aquéllos que nos encargamos de contar la información día a día. Ayer murió Ricardo Ortega en Haití a causa de dos disparos por parte de partidarios del ex-presidente Aristide. Tras la consternación inicial, son ahora muchos los que reclaman mejoras laborales, especialmente dentro de la nueva Antena 3 de Carlotti. Mientras tanto, los restos mortales de Ortega llegan a Madrid, donde le será practicada la autopsia.

Ricardo Ortega nació en Cuenca en 1966. Llegó al periodismo, un oficio para el que estaba predestinado, gracias a una curiosidad que marcaría toda su vida de reportero. A principios de los noventa y mientras estudiaba física nuclear en Moscú, se ofreció para trabajar en la delegación de la agencia Efe en la capital rusa. Pronto, gracias a la brillantez de su trabajo, comenzó a colaborar también para Antena 3 de Radio y Antena 3 Televisión. En poco tiempo sus crónicas sobre los profundos cambios que se vivían en la Rusia que dejaba Gorbachov se convirtieron en una referencia muy apreciada por los espectadores españoles y él se convirtió en corresponsal de Antena 3 Televisión en aquel país.

Durante ocho años estuvo en Moscú ejerciendo como corresponsal de la cadena. Lugar desde el que comenzó a deslumbrar con ese forma tan personal de narrar los grandes acontecimientos. Ricardo Ortega, sin duda el mejor corresponsal de su generación, supo desarrollar un estilo propio que unía análisis e información con un lenguaje original y certero.

Fue en los conflictos de Chechenia donde comenzaron a hacerse evidentes sus destrezas como corresponsal de guerra. Desde allí envió arriesgadas crónicas tras introducirse en las filas de los dos bandos en combate. Desde los Balcanes certificó con sus crónicas el fin de aquel conflicto, pero fue en Afganistán donde se hizo con su primera gran exclusiva. En el invierno de 1998 consiguió entrevistar en su escondite de las montañas del norte del país al general Masud, el hombre que lideraba las tropas que se enfrentaban a los talibán.

En el año 2000 cambió radicalmente de escenario de trabajo al hacerse cargo de la corresponsalía de la cadena de Nueva York. Un año después, en directo, narró la caída de las torres gemelas. Tras seguir minuto a minuto los sucesos del 11-S y sus consecuencias para la sociedad norteamericana viajó a Afganistán y cubrió el conflicto que enfrentó a las tropas de Estados Unidos y el Reino Unido con el régimen talibán.

Las condiciones de trabajo de Ortega

Al igual que ocurriera tras la muerte del cámara José Couso, surge también la polémica entorno al asesinato de Ortega. Tras la llegada de Mauricio Carlotti a la cadena y los reajustes en informativos, la dirección de noticias capitaneada por Gloria Lomana decidió trasladar a Ortega a Madrid. Sin embargo, el que hasta ahora era su corresponsal en Nueva York no quería separarse de las guerras y pidió una excedencia para seguir en Manhattan. Desde entonces Ortega colaboraba esporádicamente con diversas publicaciones.

Al estallar el conflicto haitiano, Ortega viajó voluntariamente hasta el país con la intención de enviar sus crónicas a la revista 'La clave' donde trabaja Carlos Hernández, ex-reportero de Antena 3 despedido en el ERE. Fue entonces cuando la cadena de Planeta se replanteó su decisión y volvió a requerir del trabajo de Ortega: sin medios, sin contrato fijo y sobre todo sin chaleco antibalas Ricardo se coló entre la multitud de Puerto Príncipe, minutos antes de perder la vida.

Sus compañeros le han recordado hoy

Toda la plantilla de Antena 3 se ha concentrado frente a sus sedes a las 12 del mediodía. A los dos minutos de silencio se sumaron también cadenas como Telecinco que conectaron en directo. Además de recordarle, muchos de sus compañeros pidieron mejoras laborales, y entonaron el "Carlotti dimisión" que tanto se ha escuchado en la sede de San Sebastián de los Reyes durante los últimos meses.

Ricardo Ortega es el noveno reportero español muerto en conflictos desde 1980. De los nueve, cinco han fallecido en los últimos 4 años: en 2000, Manuel Gil Moreno, cámara de Associated Press a causa de los disparos de rebeldes en Sierra Leona; en 2001, Julio Fuentes, enviado especial de El Mundo en un ataque a su caravana en Afganistán; en 2003, Julio Anguita Parrado, "empotrado" con los marines en la conquista de Iraq y José Couso, cámara de Telecinco a causa de un misil estadounidense en Bagdad. De los nueve periodistas españoles muertos, tres estaban estrechamente relacionados con la televisión.

Telecinco comienza marzo liderando holgadamenteTelecinco comienza marzo liderando holgadamente

Recomendamos