Notificaciones
Compañeros
3x7

'Compañeros' 3x7: Tengo un skinhead en el tobillo

Compañeros
10,0

2 votos

Capítulo: Tengo un skinhead en el tobillo

Serie: Compañeros

Temporada: 3

Capítulo: 7 (33)

Puntuar capítulo:

-

Ranking votos: 1 de 121

Sinopsis Guía de episodios

En las cercanías del Azcona aparecen pintadas con mensajes fascistas. Las amenazas se ciernen sobre un grupo de drogadictos entre los que se encuentra Toni, el hermano de Quimi. Los profesores deciden tomar medidas antes de que este tipo de ideología se extienda por el colegio. La primera acción es prohibir determinada indumentaria y símbolos en el colegio. Una tarde, Quimi, en compañía de Marisa, busca a su hermano para avisarle de lo que ocurre. En ese momento, aparecen los skins. Quimi cree reconocer entre ellos a varios alumnos del Azcona. Al día siguiente, a las puertas del colegio, Marisa es atracada por Toni. Tres miembros del grupo radical golpean a Toni y hieren a Marisa, que sale en defensa de su ex alumno. Por suerte, Quimi llega para evitar males mayores. Tras lo sucedido Quimi y Marisa presentan una denuncia por la agresión e identifican a dos alumnos del colegio como dos de los atacantes. Ambos son detenidos en mitad de una clase. Desde ese momento, se establecerá una relación muy especial entre alumno y profesora.

Las discusiones de Valle con sus padres sobre las horas de llegar a casa son cada vez más frecuentes. Una noche Luis opta por no abrirle la puerta y se ve forzada a dormir en la calle. Por ello, decide marcharse e instalarse en casa de su novio. Sin embargo, a Alex esta decisión no le hace mucha gracia. Valle decepcionada se refugia en Arancha, quien la hace ver que no puede esperar lo mismo de Alex que de Quimi. Enseguida Valle se reconcilia con su familia, especialmente con su padre, y regresa a su hogar.

Los profesores del Azcona deciden recuperar en una antología del disparate las contestaciones más absurdas y divertidas que los alumnos ponen en los exámenes.

Félix y Bego reprochan a Alfredo su falta de colaboración en las tareas domésticas. De hecho, es el propio Félix quien debe hacer la cena cuando Alfredo ha invitado alguna noche a Ana a su casa. Para darle un escarmiento, Félix organiza otra velada con Ana como invitada. Sin embargo, en el último momento deja a Alfredo en la estacada. Éste, demuestra su mal arte en la cocina y se ve obligado a llamar a un servicio de comidas a domicilio. Finalmente, Ana descubre el engaño.