Notificaciones
El secreto de Puente Viejo
1x675

'El secreto de Puente Viejo' 1x675: Fulgencio Montenegro llega a Puente Viejo asegurando que puede curar a Francisca

El secreto de Puente Viejo

Capítulo: Fulgencio Montenegro llega a Puente Viejo asegurando que puede curar a Francisca

Serie: El secreto de Puente Viejo (Il Segreto)

Temporada: 1

Capítulo: 675 (675)

Puntuar capítulo:

-

Sinopsis Guía de episodios

Rosario convence a Gonzalo de que escuche lo que Eudosia, la mujer que vino para hablarle de Don Celso, tiene que decir; le cuenta cómo perdió sus hijos a manos de don Celso. Gonzalo está impresionado por el relato de la mujer, le recuerda demasiado a su propia historia.

Entretanto, don Anselmo intercede por Olmo ante Fernando pero no consigue hacerle cambiar de opinión.

Terence quiere que Soledad se plantee su futuro teniendo en cuenta que quizás su madre no vuelva a despertar. Él estará a su lado decida lo que decida. No hay buenas noticias respecto a Francisca y eso complica la vida de María y Soledad.

Llega alguien que asegura poder curar a la Montenegro: Fulgencio Montenegro, primo de Francisca

Las relaciones están convulsas entre las jóvenes parejas de Puente Viejo: Mariana se hace la encontradiza con Nicolás y se citan. Isidro busca el momento propicio para hablar a solas con Rita.

Aurora y Conrado vuelven a discutir por las explosiones y, ante la cerrazón de éste, decide denunciarlo. Finalmente, Aurora descubre que Conrado dice la verdad: Pedro sabe que Tristán le dio permiso para dinamitar.

Perfil de Fulgencio Montenegro (personaje interpretado por Juli Cantó)

Objetivo: Dejar de ser el pariente pobre de los Montenegro.

Obstáculos: Francisca Montenegro.

Fulgencio creció siendo un Montenegro, sí, pero un Montenegro de segunda. Hijo de un primo hermano del padre de Francisca, para ésta siempre fue "el primo Fulgencio" Esos parientes que acudían de cuando en cuando a la mansión de sus padres a comer más que bien y, casi siempre, a pedir algún favor. Fulgencio ha desarrollado un carácter un tanto apocado, que sobre todo se deja ver cuando se rodea de poderosos, de "gente bien". Con ellos, sigue sintiéndose pequeño y servil, pese a ser un psiquiatra reputado. Con Francisca, siempre, se siente en inferioridad de condiciones. Menos ahora, claro, que es su paciente.

Se hizo médico, y pronto le atrajo la psiquiatría, tan en boga en esos años. Descubrió cómo sanar la mente... Y cómo manipularla. La gran ilusión de su vida, ese proyecto que por fin le convertiría en el Montenegro que merece, en ese gran hombre respetado y parte de la alta sociedad del momento es crear un gran complejo psiquiátrico, para aristócratas y burgueses de posibles, donde poderse dedicar a la investigación de las enfermedades mentales.