Notificaciones

ENTREVISTA FORMULATV.COM

Lisa Edelstein: "En esta profesión hoy en día todo es dinero, saber quién venderá más"

La doctora Cuddy de 'House' está de visita en nuestro país para promocionar la serie. La actriz nos habla de su personaje, de la profesión y nos cuenta algunas anécdotas del rodaje.

Redacción Jueves 15 Abril 2010 16:24

Pese a trabajar en una de las series de mayor éxito en Estados Unidos, Lisa Edelstein ha llegado a España como una persona cercana, simpática y accesible. La actriz, que aterrizó anoche y se quedará unos días más en nuestro país, nos cuenta cómo es su trabajo en la serie, hace balance de su personaje y nos habla, entre otras cosas, de sus fiestas nocturas por Nueva York.

¿Qué tal es Hugh Laurie? ¿Es tan insoportable en la vida real como en la serie?

No, para nada. Es muy amable, muy divertido y nos apoya a todos. Es una persona muy preocupado por los sentimientos de los demás, pero es tan brillante como su personaje.

¿Y cómo besa?

Nunca he besado a Hugh, sólo la Dra. Cuddy ha besado al Dr. House.

Se ha hablado mucho de House como un nuevo hombre de referencia, hombre complejo difícil de entender. ¿Cómo es Cuddy como mujer de referencia?

La mayoría de las mujeres hoy en día son un poco Superwoman, especialmente las madres solteras. Aunque ella escogió serlo. No quiere ser un modelo de manera intencional, aunque la mayoría la ve así y se identifica con ella. El problema es que cuando la gente se identifica con ella, ya no se puede equivocar.

¿Crees que se identifican más con ella las mujeres mayores o las más jovenes?

Pues la verdad es que me contactan muchas mujeres jóvenes, es sorprendente. Desde adolescentes hasta gente con 30 años. Pensé que se identificarían más con personajes como Cameron o Trece. No sé qué pasa con Cuddy, pero por mi experiencia yo siempre he querido tener amigas algo mayores que yo, que te puedan servir de guía, de ayuda y apoyo... Puede ser por eso, la gente toma a Cuddy como una guía.

¿Qué pensarías si te encontraras a un doctor tan borde como House en la vida real?

Pues si me salvara la vida, encantada... (risas) Creo que soy capaz de llevarme con gente así. ¡Soy una chica dura!

El personaje de Cuddy empezó siendo secundario y ahora es casi como una protagonista. ¿Cómo has visto la evolución de tu personaje?

Creo que durante la primera temporada, los guionistas tenían tanto material con House para crear su mundo, que mi personaje casi pasaba desapercibido. Para mi fue bastante delicado inspirar a los guionistas para que no se olvidaran de Cuddy. Intenté darles cuidadosamente un poco de trasfondo que créía podría serles útil para dar una visión más compleja de mi personaje.

En parte por eso y en parte por estar en una serie de éxito, Cuddy comenzó a florecer. Cuando un personaje empieza a aflorar de esta manera en una serie es una especie de matrimonio entre el concepto inicial de los guionistas y la personalidad que le quiere dar el actor o la actriz. Es un matrimonio creativo muy bello.

¿Crees que los personajes femeninos están cogiendo fuerza en las series de televisión?

Creo que es cierto. Incluso económicamente, las mujeres tienen que ocuparse de sí mismas. Soy de la generación que crió después de la liberación de la mujer. Acepté esa cualidad, y las mujeres más jóvenes que yo todavía más. Creo que los hombres están un poco rezagados, no saben bien qué hacer con ellos mismos... (risas) Pero lo acabarán consiguiendo. Creo que los más jóvenes ya empiezan a comprenderlo, por eso se ven a tantas mujeres mayores que salen con hombres más jóvenes.

Hugh Laurie dirigió un capítulo de la serie, ¿tienes pensado dirigir tú alguno?

No he pensado en dirigir... pero todo el mundo me lo pregunta, así que más vale que lo haga.

¿Cómo fue la experiencia de trabajar a las órdenes de Hugh?

Fue una maravilla trabajar con él. Creo que para él fue un alivio tan grande estar en el plató de su serie y hablar con su acento británico, caminar normalmente... También es un artista excepcional, y se fija en detalles muy sutiles. Algo que admiro mucho de su actuación. Así que ser dirigida por él fue genial, tuve mucha confianza y me ayudó a encontrar esas cositas que no se ven a primera vista.

¿Qué es lo que más y lo que menos te gusta de tu personaje?

Me asombra todo lo que es capaz de hacer, es una persona multitarea. Aunque no le iría mal pasárselo un poco mejor, sonreir un poco más. Ni siquiera puede dar pasos largos porque lleva unas faldas tan ceñidas...

Desde que llevas haciendo la serie, ¿te ha ocurrido alguna anécdota cuando vas al médico?

Me he dado cuenta que ahora los médicos me hablan como si fuera uno de ellos. Es algo que agradezco, porque deberían hacerlo... (risas)

¿Cómo fueron tus inicios en el teatro? ¿Has pensado volver al teatro?

Escribí un musical que tenía que ver con el SIDA, fue una experiencia creativa estupenda para mí. Al poco tiempo empecé a trabajar en televisión. Me encanta todo lo que tiene que ver con la interpretación, pero no estoy ligada a ningún medio. Robert Sean Leonard (Wilson) está ahora financiando su futuro en el teatro, porque está apasionado con el teatro, pero yo no tengo ningún vínculo con el teatro, me gusta trabajar en cualquier medio.

¿Trabajar en televisión es algo que un actor elige o le llega porque es más fácil?

Creo que hay un error en el concepto que tiene la gente entre televisión y cine. Porque tal y como han evolucionado las cosas, el trabajo es el trabajo. Quizá en los 70 o en los 80, uno era de cine o de tele. Si trabajas en tele, nunca llegarías al cine. Y si trabajas en cine y pasabas a televisión, era el final de tu carrera. Hoy en día todo ha cambiado. Los actores que hacen cine y televisión están compitiendo entre sí. Es esta profesión hoy en día todo es dinero, saber quién vale más y quién venderá más. Así que trabajo donde trabajo en función de si me gusta el proyecto o no.

¿Qué es lo que más te gusta de tu papel como Lisa Cuddy?

Es el mejor trabajo que he tenido nunca. Esta bien escrito y también me gusta la gente con la que trabajo. Los guionistas son muy inteligentes, retorcidos y a veces incluso parece que estén locos así que la verdad es que no podía estar más cómoda (risas).

Al principio de 'House', la serie no tenía tanto éxito. ¿Qué crees que pasó para que se produjese ese éxito? ¿Que la gente empezaba a entender al personaje de House?

Al comienzo de la serie nadie la veía, esa es la verdad. La razón principal era que el espacio que estaba una hora antes se encontraba en un momento muy difícil, a punto de desaparecer por falta de audiencia. Si hubiésemos estado en cualquier otro canal, estoy segura que nos habrían cancelado la serie. Pero estando en Fox, que tiene 'American Idol' con cerca de 30 millones de espectadores todas las semanas, la cadena decidió emitir 'House' justo detrás del reality show y fue cuando la gente nos descubrió. Esto nos permitió tener a suficiente gente viéndonos para despues poder continuar con una base de seguidores.

También tengo que decir que, a medida que ha ido evolucionando la serie, la gente se ha sentido involucrada con los personajes y sus emociones, lo que creo que ha ayudado al seguimiento de la serie. Además, aunque la historia de House y Cuddy siempre ha estado ahí desde el comienzo, creo que el hecho de que el público lo descubriese inspiró a los guionistas profundizar más sobre esa idea.

¿Tienes otros proyectos para después de 'House'? ¿O prefieres descansar?

Lo tengo claro, quiero seguir trabajando. Me encanta trabajar, de otra forma me aburro. Sé que no estoy en una edad en la que me vayan a llover ofertas de trabajo. También es cierto que, aunque me lloviesen, no haría algo con lo que no estuviese satisfecha. Por ejemplo, hace poco me ofrecieron un papel de un médico que iba a salvar a la ciudad de Salt Lake de una invasión de arañas gigantes, pero al final decidí rechazar el papel e irme a la India (risas).

La situación singular a la que me refiero es que, tras 15 años haciendo este empleo, trabajé mucho pero tenía que permanecer en Los Angeles disponible para mi siguiente trabajo porque no sabía ni cuando llegaría ni cómo llegaría mi siguiente trabajo. Por lo que estar en una serie como 'House', donde me dan dos meses al año de vacaciones, es una oportunidad que no se tiene muchas veces. Es maravilloso saber que me puedo ir y puedo volver a un trabajo que me está esperando. Ahora mismo estoy realizando un sueño, poder ver mundo y mejorar como persona. Sobre mi futuro, pues estoy leyendo libros y buscando ideas para desarrollar algunos proyectos por mí misma para poder crear empleo para mí y para otra gente.

¿Qué opinas de los actores que han dejado la serie o se han manifestado cansados de ella?

Que son unos estúpidos (risas). Estamos en tiempos muy difíciles, mucha gente se está quedando sin trabajo, sin dinero, están perdiendo sus casas, nuestro sector está luchando por seguir adelante... Y yo estoy en mis 40, con un trabajo que es fantástico y que me da de comer a mí y a mi familia, el renegar de eso es una locura.

¿Cómo fue la experiencia de tener un capítulo para ti sola?

Me encantó. Es una oportunidad que me han dado poquísimas veces. Además, me dejaron ver el guión dos semanas antes, cuando normalmente nos lo dan un día antes de empezar a grabar. Por lo que pude recomendar algún cambio y colaborar con los guionistas lo que me hizo sentirme muy integrada en el grupo.

Además, yo normalmente estoy tan sólo 6 o 7 horas ya que grabo mis secuencias y me voy. En esta ocasión estuve allí todas las horas con el equipo por lo que fue una grandísima oportunidad estar con todo el mundo durante tanto tiempo y establecer ese tono en el plató. Hugh es un muy grande haciendo esto, y cómo sea el actor principal es algo que influye en el tono de la serie, en este caso fueron mis dos semanas para establecer este tono, lo que me pareció algo muy divertido e interesante.

¿Qué cosas de Hugh descubriste mientras dirigía el capítulo?

Había muchas cosas. Cuando Hugh está pensando en algo, puedes ver en su rostro como algo pasa de imposible a posible a ser cierto sin decir ni una palabra. Laurie es muy fino dirigiendo, yo sentía que él no me iba a dejar perderme entre esas líneas tan finas. Un buen director tiene que controlar el volumen, tiene que intentar que no sea ni muy alto ni muy bajo para no perderte. Un buen director tiene que poder pulirte y manipularte y cuando estás en buenas manos hace que la experiencia sea más agradable para ti. Y eso es lo que me pasó con Hugh.

¿Ha resultado muy difícil los tecnicismos y los instrumentos médicos?

Los tecnicismos no (risas). Los instrumentos médicos sí, además, yo soy zurda y los instrumentos eran para diestros (risas). Y, por ejemplo, hay veces que tienes que estar suturando y hablando al mismo tiempo lo que es bastante complicado (risas).

¿Qué nos puedes decir sobre tus aventuras nocturnas en Nueva York? ¿Qué sacaste de esa experiencia?

Era muy joven (risas), estaba muy entusiasmada y aprendí muchísimas cosas de esa experiencia. Estuve rodeada por muchas personas con un nivel humano impresionante, pero también muy oscuro y extraño, vi cosas que no ve mucha gente. Es muy importante estar en un mundo así cuando eres joven.

También aprendí que la fama no es la meta, cuanto más famosa me iba haciendo, más aterradora era la experiencia. Cuando se publicó un artículo en el NY Times que hablaba sobre esto, me di cuenta que había perdido el control, lo que me hizo descubrir que si quería ser actriz porque es lo que me gusta tenía que reorganizar mi vida y fue cuando, un año más tarde, escribí el musical "Positive Me" sobre el SIDA.

Recomendamos

Comentarios y social

avatar
Regístrate en FormulaTV y participa
Crea tu cuenta en FormulaTV en unos segundos. Es gratis y podrás comentar noticias, participar en los foros, puntuar series o hacer amigos con tus mismos gustos. Si ya estás registrado, conéctate.
 
Ana Duato, Premio ACE 2010 de Nueva York por la serie 'Cuéntame cómo pasó'Ana Duato, Premio ACE 2010 de Nueva York por la serie 'Cuéntame cómo pasó'