FormulaTV
Última hora Blanca Paloma gana el Benidorm Fest 2023

CRÍTICA

Crítica de 'Proyecto Bullying': Un producto necesario, arriesgado y con un escenario surrealista

El martes 21 de febrero se estrena la versión renovada de 'Proyecto Bullying' y en FormulaTV.com hemos tenido el privilegio de acudir al visionado del primer episodio.

Por Maripaz AlcarazPublicado: Martes 21 Febrero 2017 10:38 | Última actualización: Martes 21 Febrero 2017 10:49

Programa relacionado

Proyecto Bullying

Popularidad: #1.302 de 1.992

Mediaset tiene claro que si tiene que dejarse la piel en un proyecto, no va a dudar ni un segundo en hacerlo. 'Proyecto Bullying' ha sido quizás el programa que más problemas le ha traído pero también por el que más ha luchado hasta conseguir lo que en un momento se propuso: sensibilizar a los espectadores, a las familias y a los propios verdugos de lo que se esconde detrás del acoso escolar, ese gran enemigo de los menores que se ha llevado y sigue llevándose muchas vidas por delante.

A pesar de la cancelación del primer montaje, previsto para su emisión en junio del 2016, Cuatro en colaboración con Verve Media decidió no rendirse y acatar las peticiones del fiscal de menores para poder incluir en su parrilla este producto totalmente necesario para la sociedad. ¿Qué mejor que la televisión para denunciar algo tan grave como es el bullying y así tratar de abrir un debate social y político?

Logotipo de 'Proyecto Bullying'

Logotipo de 'Proyecto Bullying'

Lo que podéis leer a continuación es la crítica del primer episodio de los cuatro que, por el momento, han grabado y tienen listos para emitir. Si todo sale bien, no se mete ninguna institución por el medio y la audiencia se muestra favorable y lo reclama, tanto la cadena como la productora y el presentador están dispuestos a continuar con el formato para mostrar la realidad de un asunto muy sonado pero poco tratado por los que tienen el poder en España.

Un arranque muy arriesgado

Dicen que a la tercera va la vencida. Esperemos que eso no sea cierto para 'Proyecto Bullying' y que la Fiscalía de Menores no se presente en los estudios de Mediaset el día del estreno para volver a cancelarlo. Después del primer requerimiento, Cuatro y Verve Media se dejaron la piel en adaptar su programa a todo lo que les habían ordenado. Bueno, todo, todo, no. El fiscal les invitó a retirar las cámaras ocultas que se empleaban para conocer el día a día de las víctimas y en esta nueva versión continúan estando presentes.

La institución encargada de la protección de los menores todavía no ha visionado ninguno de los cuatro episodios y esto, sin duda, puede ser el causante de los problemas a los que deba enfrentarse el grupo de comunicación durante los próximos días, semanas o incluso meses. Mediaset podría haber enviado una copia del primer capítulo a la Fiscalía para asegurarse de que no incumple ninguno de los puntos que provocaron la cancelación de la versión original.

El argumento es muy difícil de tratar

Aunque los menores ya han sido protagonistas de muchos programas de nuestra pequeña pantalla como 'Supernanny', 'Hermano mayor' o 'SOS Adolescentes', entre otros, Cuatro ha querido dar un paso más y se ha atrevido con el bullying, que nunca ha sido el centro de la trama de un proyecto televisivo español. No se sabe si porque no se ha intentado o porque los colegios, instituciones y altos cargos de nuestro país no lo han permitido.

Jesús Vázquez presenta 'Proyecto Bullying'

Jesús Vázquez presenta 'Proyecto Bullying'

En prácticamente todos los centros educativos existe algún caso de bullying pero la mayoría de ellos prefieren lavarse las manos antes que asumir el problema que ocurre dentro de sus paredes y así poder ponerle freno. De los cuatro casos que 'Proyecto Bullying' ha llevado, ha tratado de contactar por todos los medios con el director del colegio del acosado y ninguno de los cuatro ha abierto las puertas al programa.

El bullying es un tema que hay que saber cómo tratarlo. La cadena, muy acostumbrada a tener entre sus manos temas que afectan a diferentes sectores de la sociedad, se ha tenido que enfrentar a una dificultad extra porque igual que las víctimas son menores, los acosadores también lo son. En ninguno de los episodios o, por lo menos, en el único que los medios hemos podido ver, se acusa a nadie directamente porque, como dice su lema, no buscan culpables. A pesar de eso, está claro que los verdugos continúan siendo menores de edad y que, al fin y al cabo, aunque las imágenes no se muestren al público, pueden provocar que los compañeros se le echen encima y termine siendo una nueva víctima de acoso escolar.

El mismo mensaje pero con un escenario de cómic

Con respecto a la primera versión que Cuatro tenía pensado lanzar en 2016, existe una clara diferencia: el escenario. Aunque todos los menores estaban protegidos y pixelados, el protagonista de cada caso, el menor víctima de acoso, no lo estaba y sus familiares y su entorno tampoco. Se conocía su nombre, se le veía la cara, los gestos de tristeza y agobio mientras relataba su situación y se escuchaba su voz. Todo esto con autorización parental, claro.

Ahora no son solo los menores los que están distorsionados. Todo el mundo que aparece en el episodio, a excepción del presentador, la psicóloga del programa y los famosos que colaboran en él, son personas sin cara y con una voz que perfectamente podría salir de la boca de un habitante de Saturno. Para más inri, cualquier lugar en el que aparecen los menores tampoco puede reconocerse. ¿Era necesario llegar hasta tal extremo? ¿No valía con omitir todas las identidades y las localizaciones geográficas que pudieran relacionar al pequeño con un lugar concreto?

Captura de una escena en la que se ve pixelado el escenario de la menor

Captura de una escena en la que se ve pixelado el escenario de la menor

Quizá nuestra legislatura sí lo considera necesario pero, en mi opinión, el programa se desarrolla en un escenario totalmente exagerado. Sinceramente, con todos los retoques que han tenido que hacer, parece que estamos viendo un programa de dibujos animados más que lo que realmente es: un documental que denuncia la cruda realidad en la que vivimos. A pesar de contar con cámaras ocultas, aspecto que muchas veces resta realismo al programa por la necesidad de provocar las situaciones para poder ser captadas, este, en cambio, ha sabido cómo mantenerlo. Se nota que el comportamiento de los alumnos no ha sido para nada forzado y, además, cuenta con un plus: Jesús Vázquez como presentador y, a la vez, como persona que ha sufrido acoso durante su adolescencia.

El prime time, ¿su gran error?

'Proyecto Bullying' se estrena el martes 21 de febrero a partir de las 22:30 horas de la noche. Como consecuencia de esto, 'En el punto de mira' no se emitirá, por lo menos en su horario habitual, aunque solo de manera temporal. Este tipo de programas documentales siempre han tenido mucho éxito en nuestra pequeña pantalla pero porque, normalmente, se han emitido en late night. Aunque es un tema que atañe muy de cerca a la sociedad, quizá elegir el prime time para su estreno no ha sido del todo acertado.

No sabemos si será una injusticia o no, pero a la audiencia le interesa más un reality como 'GH', un programa de entretenimiento como 'Tu cara me suena' o una serie como 'Cuéntame cómo pasó' que un programa de reportajes de actualidad como pudo ser 'Diario de...'. Aunque otros como 'Equipo de investigación' consiguieron dar el gran salto al prime time, no suelen encajar en horario de máxima audiencia. Siempre existen excepciones que rompen la regla, pero este tipo de programas suelen quedar relegados al late night y veremos cómo se recoloca la parrilla de Cuatro después del primer capítulo de 'Proyecto Bullying'.

En definitiva, un producto que toca el corazón

¿Quién no ha oído hablar de un niño o una niña que sufre acoso dentro del colegio? Seguramente la respuesta es todos. Lo que está claro es que no es lo mismo escuchar que ver o sentir. La primera protagonista de 'Proyecto Bullying', a través de una cámara insertada en una mochila, graba cómo es su día a día, desde que se levanta hasta que se acuesta.

Quizá lo más duro de todo es escuchar (porque no se ve nada) lo que la niña ha grabado y cómo cuenta, entre lágrimas, el suplicio que vive todas las mañanas cuando llega al colegio y no recibe nada más que insultos, amenazas y rechazo por parte de sus compañeros. O también puede que sea el momento en el que el presentador se reúne con sus familiares y les muestra las imágenes, totalmente pixeladas, en las que se puede escuchar perfectamente las vejaciones que la protagonista recibe y, por supuesto, la sobrecogedora reacción de los padres cuando presencian las mismas.

Aunque por razones legales y psicológicas 'Proyecto Bullying' no muestra toda la crudeza que se esconde detrás, es más que suficiente lo que podemos ver y escuchar en el primer episodio para empatizar con las familias de las víctimas y meternos en la piel de todos esos menores que se enfrentan día tras día a su peor pesadilla: el bullying. Después de visionar el capítulo yo, personalmente, me emocioné y creo que cualquier persona con sentimientos hará lo mismo. Es un producto totalmente necesario y que, sin duda, valdrá la pena.

Ver todos los comentarios (4)

Recomendamos

Síguenos

Top Series