FormulaTV

OPINIÓN

Crítica de 'Machos Alfa' (Temporada 2): Un coherente avance que no tiene miedo a bordear líneas peligrosas

Fele Martínez, Gorka Otxoa, Fernando Gil y Raúl Tejón regresan a la comedia de los hermanos Caballero para explicar qué ocurre después de deconstruirte.

Crítica de 'Machos Alfa' (Temporada 2): Un coherente avance que no tiene miedo a bordear líneas peligrosas©Netflix
Por Fernando S. PalenzuelaPublicado: Jueves 8 Febrero 2024 15:37

Serie relacionada

Machos Alfa

Machos Alfa

2022 - Act

España 2 temporadas 20 capítulos

Comedia

7,4

1 crítica

Popularidad: #16 de 3.381 Ranking Machos Alfa

  • 39

  • 80

'Machos Alfa' llegó a Netflix a finales de 2022 con un amplio abanico de prejuicios a sus espaldas. Ya solo el título echaba para atrás, pues pocos apostaban a que esta elección de nombre fuera algo irónico en lo que se tratara con acierto el tema de la masculinidad tóxica. El cambio llegó con su visionado, donde se derribaron todos esos recelos y se pudo comprobar que los hermanos Laura y Alberto Caballero habían hecho un gran trabajo.

Después de haber superado el curso de deconstrucción de la masculinidad, toca ver cuáles son las consecuencias. Cumplir con unas horas de aprendizaje no te hace experto en un tema, y menos en algo que está tan inculcado en nuestro ser a causa de la educación heteropatriarcal recibida durante toda la historia. Pero, ¿qué ocurre una vez que has adquirido ciertos conocimientos? ¿Ya dejas de ser un machirulo? ¿Te sabes mover en un mundo en el que cada vez está por suerte más presente la lucha feminista? La respuesta es muy clara: no.

Raquel Guerrero y Kira Miró en 'Machos Alfa 2'

Raquel Guerrero y Kira Miró en 'Machos Alfa 2'

Los protagonistas de 'Machos Alfa' se encuentran sumidos en un auténtico caos vital. A excepción de Luis (Fele Martínez), el mundo del resto ha cambiado por completo. Raúl (Raúl Tejón) y Pedro (Fernando Gil) ya no están con sus novias y Santi (Gorka Otxoa), en cambio, ha regresado con su exmujer. Todo esto mientras se sienten completamente perdidos en tratar de averiguar qué actitud es machista y cuál no. Ser consciente de tus acciones puede llegar a ser muy duro, pues te hace replantearte continuamente si tu forma de actuar es la adecuada. Precisamente en esa falta de confianza en uno mismo es en la que navega esta segunda tanda, o, al menos, los tres episodios que hemos visto para escribir esta crítica.

Se mete en el barro

De los cuatro protagonistas, el que vive más intensamente esta lucha personal es Pedro. En la temporada anterior sufrió un fuerte varapalo tras su curso reaccionario contra la nueva masculinidad. Esto le ha provocado sumirse en una profunda crisis de la que no sabe cómo salir y cada movimiento del personaje así lo refleja. Gil realiza una interpretación impecable en este sentido, sumado a que sus tramas son las que mejor trabajadas están. Pese al rechazo que Pedro provoca de base, acabas sintiendo pena por él, pues puedes escucharlo pensar y tratar de entender un mundo que para él ha cambiado por completo.

Esto se debe ya no solo a la pérdida de Daniela (María Hervás), que queda relegada a una segunda posición, sino a su nuevo ambiente laboral. Tiene una jefa con un rol de poder que siempre se ha asociado a un hombre y a unas compañeras y compañero de lo más diversos. Mientras que ellas destacan por el feminismo, llevando al extremo cómico alguna que otra situación, él está salido de una caverna que deja incluso a Pedro como un santo. Con este ecosistema, es lógico que el personaje no sepa ni por dónde le vienen los golpes.

Fernando Gil y Cayetana Guillén Cuervo en 'Machos Alfa 2'

Fernando Gil y Cayetana Guillén Cuervo en 'Machos Alfa 2'

Fijando la vista en la jefa, interpretada por Cayetana Guillén Cuervo, se plantea una de las tramas más interesantes de la temporada: el acoso laboral. Este personaje tiene actitudes que hacen pensar que quiere algo más con su empleado y se está nutriendo de una relación de poder para tener sexo con él, aunque en estos episodios no se llega a explicitar nada. El equipo de guionistas vuelve a navegar en esa fina y peligrosa línea en la que tanto les gusta trabajar, pero lo salvan con una discusión de lo más interesante: la vergüenza y el patetismo que siente un hombre si se encuentra en una situación inferior a una mujer y tiene que denunciarla. De nuevo, los prejuicios y la sociedad patriarcal hacen de las suyas, rompiendo la frágil masculinidad de un personaje que lleva toda la vida sintiéndose por encima de cualquier mujer.

Mientras que Santi y Luis sí que han conseguido revertir con mayor éxito sus comportamientos heteropatriarcales, no le ocurre lo mismo a Raúl, que busca una reinvención laboral en estos episodios. Su entorno se llenará de hombres homosexuales, lo que le hace sentir violento. Aquí se pone sobre la mesa otro de los comportamientos más relacionados con la masculinidad frágil, pues en lugar de tratar a esos personajes como personas, fuerza la comodidad, lo que acaba provocando el efecto contrario. Estos intentos acaban aunando la vergüenza ajena con la ternura, uno de los recursos más empleados en esta temporada.

¿Qué pasa con ellas?

La complicidad y la química entre los cuatro protagonistas sigue siendo uno de los pilares de 'Machos Alfa', pero en estos episodios ha perdido uno de los mejores componentes de la primera temporada: la réplica que ellas daban. Al romperse la relación de Pedro con Daniela, esta ha quedado totalmente deslucida, lo cual es una auténtica pena, pues la ya convertida en influencer llevaba consigo gran parte del peso cómico de la ficción. Su trama sobre la cara más desagradable de los creadores de contenido contrasta con lo visto en la tanda anterior y abre un camino a explorar muy interesante que en estos episodios no termina de lucirse.

Lo mismo pasa con Álex (Paula Gallego), quien ha visto cómo la entrada de su madre en escena le ha comido mucho terreno. Además, con Santi abrazando la nueva masculinidad, el sentido de este personaje se pierde. Ojalá esto solo sea cosa del inicio de la ficción, pues es cierto que, al ser una serie coral de tan corta duración, es difícil darle a todos su espacio.

Raquel Guerrero y Fele Martínez en 'Machos Alfa 2'

Raquel Guerrero y Fele Martínez en 'Machos Alfa 2'

Curiosamente en otro lado se sitúa Luz (Kira Miró), quien pese a no seguir con Raúl sí que ha reforzado su entidad propia. Bien es cierto que se ayuda del tándem que forma con Esther (Raquel Guerrero), pero también tiene una trama muy interesante sobre la maternidad que la coloca en una encrucijada y abraza el dramatismo por encima de la comedia. La pareja que más interacción tiene entre sí es la formada por Luis y Esther, quienes después del bache que sufrieron en la temporada anterior buscan el modo de reavivar su pareja. Sin embargo, los nuevos aprendizajes se interponen entre ellos.

Esther vive en una crisis muy similar a sus compañeros de ficción. No le gusta su trabajo y quiere explorar nuevos retos, lo que no deja de ser una continuación de ese aburrimiento vital que en la primera temporada se reflejó en su matrimonio. En este segunda parte, Luis y ella son quienes llevan el peso de la relación abierta, tomándole el testigo a Luz. Este tema se acompasará muy bien a sus tramas, mostrando cómo avanza su matrimonio después del bache que sufrieron. Sin embargo, pierde la originalidad que representaba Luz respecto a esta cuestión, pasando a tratarlo de formas que ya hemos visto en otras ficciones.

Del mismo modo que Pedro sobresale entre ellos, Esther es quien más peso ha adquirido en el lado de ellas. A raíz de su personaje, 'Machos Alfa' plantea cómo la masculinidad tóxica también está presente en las mujeres. Al final, no deja de ser parte de una educación recibida no solo entre los hombres, sino también en las mujeres que han sido criadas igualmente en un sistema que las ha colocado en una situación inferior.

La segunda temporada de 'Machos Alfa', que se estrena el 9 de febrero, plantea una continuidad necesaria tras lo visto en la primera parte. Este es el camino por el que tenía que avanzar la serie, y prueba es que el equipo de guion ha sabido trabajar con naturalidad esa crisis de mediana edad que sufren sus protagonistas cuando el mundo tal y como lo conocían se cae a sus pies. No obstante, se echa en falta una presencia más destacada de todo el reparto femenino que tan buen equipo formaban con ellos. Eso sí, lo que sigue siendo su punto fuerte es el modo en el que transitan por las líneas rojas. Los Caballero saben que esta serie no está hecha para pasar de puntillas y así lo demuestran, embarrándose hasta el fondo con situaciones que te hacen temer por cómo se trata la temática, pero que, más adelante, se reconducen con mucho acierto.

Ver todos los comentarios

Recomendamos

Síguenos

Top Series