FormulaTV
En directo Segunda semifinal del Benidorm Fest 2023

OPINIÓN

Crítica de 'The Last of Us', una obra maestra que honra y expande la odisea de Joel y Ellie

La adaptación del videojuego de Naughty Dog respeta fielmente el material original, pero también se atreve a explorar nuevo territorio en una aventura épica, emocionante y desgarradora.

Crítica de 'The Last of Us', una obra maestra que honra y expande la odisea de Joel y Ellie©HBO
Por Alejandro RoderaPublicado: Miércoles 11 Enero 2023 13:05

Serie relacionada

The Last of Us

The Last of Us

2023 - Act

Estados Unidos 1 temporada 9 capítulos

DramaTerrorAventura

8,1

Popularidad: #49 de 3.175 Ranking The Last of Us

  • 55

  • 33

Más que animales en peligro de extinción, las adaptaciones decentes (ni siquiera destacables o sobresalientes) de videojuegos son criaturas mitológicas. Franquicias como "Resident Evil", "Monster Hunter", "Street Fighter" o "Tomb Raider", entre muchas otras, han pasado por la picadora de carne de Hollywood con resultados que deberían ser enterrados en el desierto junto al "E.T." de Atari. También ha habido muestras más atinadas, como la 'Castlevania' de Netflix o la reciente 'Cyberpunk: Edgerunners', que huyen de la habitual condescendencia al medio interactivo, pero hasta ahora ninguna adaptación había sido tan ambiciosa y extraordinaria como 'The Last of Us'.

La serie de HBO es una auténtica proeza como versión de un material preexistente, lo cual satisfará a los fans más acérrimos, pero también tiene todo lo necesario para cautivar a nuevos adeptos: un mundo espectacular e íntimo a partes iguales, un manejo de la tensión y la acción brillantes y, sobre todo, una dupla protagonista muy bien construida. Evidentemente, esos méritos ya estaban presentes en un videojuego tan entregado a su narrativa que te premiaba con un trofeo si activabas todas las conversaciones opcionales entre sus personajes, por lo que podría parecer que 'The Last of Us' lo tenía más fácil que otras adaptaciones para salirse con la suya... y así es, no os vamos a engañar.

Pedro Pascal en 'The Last of Us'

Pedro Pascal en 'The Last of Us'

La obra de Naughty Dog, publicada en 2013 para PlayStation 3, ha sobrevivido al paso del tiempo con una compostura envidiable. Aunque su abordaje del sigilo y su mecánica de disparos hayan sido superadas desde entonces, su guion sigue siendo uno de los mejores que se han jugado nunca, y ahí radica la ventaja con la que partían Craig Mazin, responsable de 'Chernobyl', y Neil Druckmann, director creativo de la franquicia original, a la hora de trasplantar la experiencia de una maceta a otra.

Sin embargo, esa excelencia previa no siempre se traduce en una adaptación equivalente, ya que las grandes ideas pueden diluirse si no se comprenden las diferencias entre medios, pero 'The Last of Us' no tropieza con esa incomprensión. Afortunadamente, Mazin y Druckmann extraen los momentos claves de la historia y los distribuyen de manera prácticamente idéntica, pero con ciertos reajustes que dan lugar a una serie cohesionada y coherente, y no a una imitación absurda y desentonada.

El terror, la acción, el drama y los instantes emotivos y divertidos se mantienen y, de vez en cuando, se expanden con contenido inédito, que en general no se siente ajeno a la historia original. Todo emana un respecto inquebrantable, pero no una veneración ciega, ya que las variaciones necesarias y los añadidos más atrevidos (perdón por la inconcreción, pero no quiero hacer spoilers de esas adiciones) redondean la labor de los dos showrunners, capaces de mejorar en la medida de lo posible la aventura de Joel y Ellie sin aplastar o desmerecer aquello que ya conocíamos.

Bella Ramsey y Anna Torv en 'The Last of Us'

Bella Ramsey y Anna Torv en 'The Last of Us'

Aguanta y sobrevive

A la hora de volver a poner el peso sobre los hombros de Joel, un estoico superviviente cuya vida se detuvo cuando arrancó una pandemia letal, y Ellie, una adolescente que ha crecido entre violencia y decadencia, era vital encontrar a una pareja protagonista a la altura, aunque no fueran necesariamente un calco a los personajes primigenios. Pese al escepticismo que pudieran despertar en primera instancia por su falta de parecido, Pedro Pascal y Bella Ramsey consiguen ser la espina dorsal de la serie. Desde la reticencia inicial a colaborar hasta la dependencia final, el tándem cobra vida con una amplia gama de matices, aunque seguramente es Ramsey quien tiene más oportunidades de lucirse, y vaya si las aprovecha.

La joven actriz a la que conocimos como la impetuosa Lyanna Mormont de 'Juego de Tronos' vuelve a comerse la pantalla al encarnar con una fragilidad maravillosa el choque interior de Ellie, una chica increíblemente dura y al mismo tiempo profundamente inocente. A través de sus ojos observamos con fascinación los vestigios de la sociedad pasada, la belleza de un mundo que murió antes de que ella naciera. Ahí entra en juego y se potencia la espectacularidad de 'The Last of Us', que en cada episodio se adentra en multitud de localizaciones diferentes y meticulosamente recreadas.

Y si hablamos de los personajes, no podemos dejar de lado al plantel de secundarios, que en la serie prosperan y tienen algo más de recorrido que en el juego. Marlene, Sam, Henry, Bill, Frank o Sarah son algunos de los compañeros de viaje de Joel y Ellie que salen ganando en el salto a la televisión, que da su sitio a cada uno para que sus breves aportaciones impacten con mayor tridimensionalidad. En este sentido, se nota el buen hacer de Mazin, que en 'Chernobyl' y 'Mythic Quest' ya había demostrado su inquietud por subvertir las expectativas de un episodio a otro.

Las introducciones de los primeros capítulos y, sin duda, el tercer episodio al completo, llevan esa intención a un punto álgido. Para que nos entendamos, sin destripar nada, es como aquel episodio de 'Padre de familia' en el que Lois descubre que tiene un hermano secreto al desplegar una fotografía que siempre había tenido delante. Si el videojuego de "The Last of Us" es esa imagen ya completa de por sí, la serie encuentra un pliegue que remata aquello que el lienzo original podía dar a entender siguiendo otros códigos.

Busca la luz

Además de jugar bien sus cartas en el terreno dramático, la ficción de HBO aporta las dosis necesarias de acción para demostrar la hostilidad de su mundo y justificar su naturaleza de blockbuster mainstream. Y al valorar esta cara de 'The Last of Us' hay que mencionar el papel que juegan los infectados, porque sí, hay zombis y he tardado diez párrafos en hablar de ellos, pero eso ya da muestra de la importancia que tienen en la trama. Al fin y al cabo, nos encontramos ante una historia más centrada en la deshumanización inherente a la supervivencia, por lo que los no muertos, que son realmente terroríficos, inciden puntualmente y en su justa medida, a diferencia del juego, donde tenía más sentido su abundancia a la hora de darle poder a quien consumía la obra.

Y es que, al igual que los Luciérnagas, el grupo rebelde que trata de desmantelar la dictadura militar en este universo, Mazin y Druckmann tratan de encontrar la luz del medio televisivo al dirimir qué funciona y qué no cuando le quitas el mando al jugador y le haces ser espectador. De ese complicado debate, que normalmente no llega a buen puerto, ha nacido una serie concisa y cruda, que, como cualquier adaptación, puede ser previsible para quien ya conozca el juego, pero que tiene un valioso toque genuino para que merezca la pena revivirla o lanzarse de cabeza a ella por primera vez.

Estamos en la segunda semana de enero, pero es una clara contendiente a mejor serie del año y un hito tan poderoso que nos ha hecho creer en lo imposible: las adaptaciones de videojuegos maduras y que funcionan por cuenta propia son factibles. Quizá 'The Last of Us' sea única en su especie y no cambie la industria tanto como nos gustaría, pero, independientemente de eso, es el unicornio que hasta ahora tan solo tenía cabida en nuestra imaginación.

Ver todos los comentarios (3)

Recomendamos

Síguenos

Top Series