Notificaciones
Motivos personales
2x10

'Motivos personales' 2x10: Cuarentena

Motivos personales
8,9

9 votos

Capítulo: Cuarentena

Serie: Motivos personales

Temporada: 2

Capítulo: 10 (23)

Puntuar capítulo:

-

Ranking votos: 9 de 26

Sinopsis Guía de episodios

Natalia se resiste a creer en la posibilidad de que Arturo esté vivo, a pesar de haber encontrado una huella suya. Al seguir el rastro de Julio Fernández, un auxiliar de la morgue contacta con ella para venderle los objetos personales de Julio. La cita tiene lugar en un almacén, donde Virginia y Natalia conocen a un nuevo adversario, un misterioso hombre ataviado con un sombrero y una gabardina que ocultan su rostro. El hombre intenta acabar con ellas, pero consiguen salir ilesas con la maleta que contiene los objetos personales de Julio.

Infectada por el virus, Maite es la prueba viviente de que el virus A423 salió de los laboratorios Acosta. Después de tres días de pruebas médicas, Natalia y Daniel tendrán las evidencias necesarias para llevar a los Acosta a los tribunales. Pero el asesino de DTV acecha, y Maite, al estar infectada, es la próxima en su lista.

En cuanto los resultados se hagan públicos, Berta pretende dar la noticia de la implicación de los laboratorios en los asesinatos de DTV, así que Pablo ofrece una gran cantidad de dinero a Martín para que se deshaga de Maite. Con la certeza de que se encuentra en el punto de mira del asesino, Maite sabe que su única oportunidad de sobrevivir es aparecer junto a Natalia en televisión.

Pero Pablo no es consciente de que un peligro tal vez mayor le amenaza. Jaime, Nacho y Esther se embarcan en la búsqueda de los secretos de Pablo. Los chicos encuentran, en un maletín que logran arrebatar a un prestamista, unos documentos y unas cintas de audio que muestran a Jaime el verdadero rostro de su padre: el del asesino de Mara Yimou.

Al mismo tiempo, Natalia y Virginia revisan la maleta con los objetos personales de Julio. Dentro tan sólo encuentran unas pequeñas tarjetas agujereadas que no tienen aparentemente ningún significado. Sin embargo, el Hombre del Sombrero ha intentado que no se hiciesen con ellas. ¿Por qué son tan importantes?

Mientras tanto, en los laboratorios, el pasado de Fernando empieza a salir a la luz. Silvia empieza a encajar las piezas del atentado de Fernando contra los laboratorios de San Francisco, donde Pablo desarrollaba allí el virus en secreto. La intención de Fernando era noble: acabar con la amenaza y proteger el nombre de Arturo.

Pero el buen gesto de Fernando no evita que Silvia cuente a Aurora y Pablo el plan de Fernando y Federico para hacerse con la empresa a través de Sebic. Un plan con un factor que no han tenido en cuenta. Dolida al descubrir que Fernando se acostó con ella por interés, Silvia le traiciona y la empresa acaba finalmente en manos de Pablo, que, ayudado por Aurora, se hace con la mayoría de las acciones de los laboratorios. Aunque este triunfo es efímero: en cuanto Natalia informa acerca del virus por la televisión, las acciones de los laboratorios Acosta caen en picado. El escándalo sacude los cimientos de la empresa. Esta vez, puede que de manera definitiva.

Para sacar a Maite de la cuarentena, Martín intenta una jugada desesperada. Le dice a Maite que ella le ha transmitido el virus, de manera que los dos son víctimas de la misma historia. A los dos les queda poco tiempo de vida, así que Martín le propone fugarse juntos y ella accede. Pero al llegar a casa de Martín, Maite descubre la escalofriante verdad. Él es el asesino de DTV. Martín se dispone a acabar con Maite cuando la ayuda viene de parte de la persona más inesperada: Isabel. Al investigar sobre el pasado de su jefe de redacción, Isabel descubrió que el verdadero Martín murió hace años. El que todos conocen es un impostor. Gracias a la afortunada intervención de Isabel, Maite mata a Martín en defensa propia. El asesino de DTV encuentra la muerte a través de la que iba a ser su última víctima.

Natalia, sin embargo, desconoce el final de esta historia. Su investigación de las tarjetas encontradas entre los objetos personales de Julio le lleva a descubrir que pertenecen a una librería llamada Argos. Natalia y Virginia se presentan allí, para descubrir que también Tania ha seguido el mismo rastro. Al parecer, su padre también tenía unas tarjetas similares, y por eso ha llegado ella también hasta la librería. Así pues, los caminos de Julio y Arturo se cruzan en la librería Argos. Unas anotaciones en la tarjeta de Julio les conduce hasta un libro oculto entre los volúmenes. Un libro que ya habían visto antes: La Compañía Blanca. Cuando colocan la tarjeta en la página que marca del libro, los agujeros dejan ver un mensaje dirigido a Julio, un mensaje donde alguien le comunicaba la manera de salir de la cárcel.

De esta manera, si alguien consiguió sacar a Julio a través de un mensaje oculto en un libro... ¿hicieron lo mismo con Arturo?

En una página diferente de La Compañía Blanca, Natalia coloca la plantilla de Arturo que Tania encontró entre las cosas de su padre. Un escalofriante mensaje sale a la luz: “Alguien quiere matarte. Tranquilo. Está con nosotros, lo hemos comprado. Fingiremos tu muerte ahorcándote”.

Definitivamente, es hora de volver a creer en fantasmas.

Arturo no murió en prisión.

Alguien le ayudó a escapar.