Notificaciones
7 concursos con los que Cuatro podría volver a revitalizar sus tardes

ESPECIAL

7 concursos con los que Cuatro podría volver a revitalizar sus tardes

Las tardes de Cuatro no pasan por su mejor momento. Hoy recordamos siete formatos que en su día triunfaron y que podrían ser su salvación de esa franja

Cristian Quijorna Viernes 27 Enero 2017 09:12

Las tardes de Cuatro han sido un quebradero de cabeza para los directivos de la cadena desde prácticamente sus inicios. Pocos proyectos han conseguido consolidarse durante mucho tiempo en una de las franjas más debilitadas y con menos producción nacional de la cadena de Mediaset España y curiosamente históricamente han sido los concursos los que mejor rendimiento han tenido y los que más tiempo han podido mantenerse estables en la parrilla de la citada cadena de televisión.

Hoy en FormulaTV.com repasamos siete formatos históricos dentro del mundo de los concursos en nuestro país, siete programas que ya no forman parte de las parrillas televisivas pero que merecen volver y que podrían ser la solución perfecta para revitalizar la franja maldita de Cuatro. Seis de ellos sí fueron emitidos por la cadena roja hace ya varios años mientras que otro fue una importante apuesta de TVE que muchos fans añoran a día de hoy y que encajaría en su actual parrilla.

1 Password

'Password' en Cuatro

'Password' en Cuatro

Sin duda, uno de los concursos que más ha marcado las tardes de Cuatro a lo largo de su historia ha sido 'Password'. El formato funcionaba, tenía una imagen muy bien y consiguió una repercusión social exageradamente alta, convirtiéndose en una referencia de su franja. Luján Argüelles fue la conductora de la primera etapa del programa, entre el 7 de julio de 2008 y el 25 de enero de 2010 y sí, ella se convirtió en el auténtico alma de 'Password'. Su ironía, acidez y a la vez comprensión con los concursantes hacía que el programa fuese totalmente perfecto para ella, lo supo adaptar a su personalidad y consiguió que fuese uno de sus proyectos más reconocibles.

Era tal su éxito que Cuatro decidió apostar por ella como rostro principal para intentar levantar una de sus franjas más debilitadas: la sobremesa, lo hizo, sin éxito, con el magacín 'Lo que diga la rubia', una responsabilidad que la obligó a dejar el concurso. Su lugar lo ocupó la carismática actriz Ana Milán que se hizo cargo del formato hasta mediados de junio de 2010, momento en que fue retirado de la parrilla. Con este fichaje los directivos de la cadena quisieron mantener esa tónica de mujer con carácter, ácida, divertida y atrevida, valores que tenía Milán y que hicieron que se adaptase muy bien al formato.

Pero más allá de sus presentadoras, el éxito del programa residía en su sencillez; una mecánica muy fácil, apta para todos los públicos y que permitía a cualquiera jugar desde casa, algo que sumado a la gran repercusión que tuvieron algunos de los momentos protagonizados por los concursantes y rostros famosos que rápidamente se hicieron virales en las redes sociales, ayudaron a que el programa fuese todo un éxito. Y es que ya parece imposible olvidar el 'Abril... Cerral' de Elena Furiase y una niña en un especial navideño del espacio.

Por ello ahora son muchos los fans del programa que demandan su vuelta y sí podría ser el antídoto perfecto para las tardes de Cuatro. Un concurso actual, rápido, sencillo y que permitiría a Luján volver al que ha sido uno de sus grandes proyectos.

2 '¡Allá tú!'

Jesús Vázquez en la etapa del concurso en Cuatro

Jesús Vázquez en la etapa del concurso en Cuatro

Sin duda, en su día fue el formato más carismático de las tardes de Telecinco. Jesús Vázquez triunfaba a diario con '¡Allá tú!', un concurso producido por Gestmusic en el que la suerte, la capacidad de negociación y el ingenio eran los auténticos protagonistas. Cada tarde, Jesús, un concursante elegido y la famosa 'Banca' protagonizaban curiosas negociaciones en las que vender o no la caja seleccionada era el gran dilema de la tarde.

Lejos de ser un programa serio y anclado a solo esa conversación, el formato se convirtió en un auténtico formato de humor en el que todos los concursantes (uno por cada provincia de España) daba lo mejor de sí. Todos convivían en hoteles durante las grabaciones, lo que creó una unión y vínculos que era percibidos por la audiencia casi de forma instantánea. Bromas, risas e incluso atracción estuvieron presentes en el programa que se emitió entre 2004 y 2007 en la cadena de Fuencarral.

El programa se acabó desgastando y fue retirado siendo cubierto por 'Pasapalabra' con Christian Gálvez al frente. El formato triunfó y a día de hoy es uno de los productos más fuertes de Telecinco. Pero Mediaset España seguía confiando en el concurso, por ello en 2011, momento en que adquirió Cuatro, decidió recuperarlo, también con Jesús Vázquez pero esta vez en las tardes de su segunda cadena. El experimento no resultó y es que la audiencia parecía ya cansada del concurso y de su ya mítica sintonía "Euros euros dubidú, si no los quieres... ¡allá tú!" ya que el formato acabó siendo retirado después de estrenarse con un débil 3,8% y 441.000 espectadores y mantener cifras no superiores al 3% en el resto de sus emisiones posteriores.

Quizás ahora sí sería el momento de recuperarlo ya que han pasado seis años desde esta retirada. Una nueva imagen, una renovación de su mecánica e incluso un nuevo rostro más juvenil que lo presentase podrían ser los elementos perfectos para conseguir que '¡Allá tú!' volviese a reinar en Cuatro.

3 'Money, money'

Josep Lobató en el concurso de Cuatro

Josep Lobató en el concurso de Cuatro

Gestmusic es la auténtica reina de los concursos y aquí también lo demostró, produciendo uno de los formatos que más éxito tuvo en las tardes de Cuatro, 'Money money'. El catalán Josep Lobató era el encargo de conducir cada tarde, desde el año 2007, este concursos de preguntas y respuestas en el que el elemento diferencial eran los bailarines, que eran elegidos por los concursantes y que portaban las cantidades de dinero que estos iban ganando, mostrándolas siempre tras espectaculares coreografías que invadían el plató de música y baile.

El programa formaba parte de las tardes de Cuatro junto a 'Channel nº4' y lo hacia con cifras cercanas al 6% de share y más de 700.000 espectadores, datos muy positivos y que se situaban en la media de la cadena. El problema vino cuando el magacín de Boris Izaguirre y Ana García-Siñeriz desapareció y el concurso de Lobató estrenó franja y empezó a desmoronarse hasta acabar cancelado por mala audiencia.

Posiblemente ahora sí sería el momento perfecto para recuperarlo ya que es un formato muy juvenil y fresco que podría adaptarse a la perfección a la televisión actual y al target que habitualmente consume Cuatro. Se diferencia de formatos posiblemente más encorsetados como lo son '¡Ahora caigo!' o 'Pasapalabra' y permite al espectador implicarse al contar con una mecánica fácilmente participativa desde casa.

4 'Soy el que más sabe de televisión del mundo'

Logotipo del formato de Cuatro en sus inicios

Logotipo del formato de Cuatro en sus inicios

Si alguien es amante de la primera Cuatro y de su primera programación, tiene que ser fiel fan de 'Soy el que más sabe de televisión del mundo', uno de los programas más míticos y que más repercusión social posterior tuvo de esa primera etapa de la entonces cadena de PRISA.

Nico Abad era el responsable de este concurso de Boomerang en el que cada fin de semana diferentes teleadictos se retaban para demostrar que eran la persona que más sabía de televisión de todo el plantea. Videopreguntas sobre series y programas, cuestiones relacionadas con publicidad, juegos de sintonías o el recuerdo de grandes momentos históricos que fueron vistos en la pequeña pantalla formaban parte de este sencillo concurso en el que por primera vez la pequeña pantalla era la auténtica protagonista.

El programa se prolongó durante un año y contó incluso con especiales protagonizados por rostros conocidos del panorama nacional. Daniel Chicharro se convirtió en la persona que más sabía de televisión del país y lo hizo dejando a otros rostros, en ese entonces conocidos por los seguidores del formato, como Juan Erro, José Luis Piqueras (alias Mofly), Marisa Pérez (alias Candy, Candy) como el resto de expertos televisivos que estuvo a punto de alzarse con la victoria.

Viendo la importancia que tiene ahora la televisión en las redes sociales e incluso en televisión, con programas dedicados a analizara ('Zapeando' por ejemplo) sería muy lógico apostar por un concurso así, en el que además de hablar de televisión se jugase con ella, se luchase por conocerla y repasando a la vez su pasado. Además, contando con Abad en el plantel de presentadores de Mediaset España, qué mejor opción para hacerse cargo que él.

5 'El rival más débil'

'El rival más débil' en Televisión Española

'El rival más débil' en Televisión Española

Esto no es concurso que formó parte de las tardes de Cuatro pero sí es un programa que se emitió en esa franja y que fácilmente podría ser el revulsivo para esta franja. En 2002 Televisión Española emitió cada tarde 'El rival más débil', un concurso nacido en el Reino Unido donde de la mano de Nuria González primero y Karmele Aranburu después se ponía en juego la capacidad de aguante e inteligencia de un grupo de concursantes que tenían como objetivo llevarse el premio máximo después de resolver a una serie de preguntas. El formato triunfó de una forma muy destacada aunque terminó relegado a La 2 donde ya no tuvo una repercusión tan grande y terminó desapareciendo de la parrilla tiempo después.

BBC fue la creadora del programa con la carismática Anne Robinson al frente. Ella fue la primera presentadora seca, ácida, distante y cortante del programa y fue a partir de aquí cuando en el resto de adaptaciones cada país buscaba a su propia presentadora despiadada que no temía en humillar a los concursantes y dejarles prácticamente sin palabras en cada una de sus participaciones. Era precisamente ese su gran rasgo diferencial y lo que hizo que ganase una gran popularidad entre el público español.

Luján Argüelles o una de las dos presentadoras originales del formato serían perfectas para un concurso así. Cuatro necesita un proyecto diferente, que tenga carisma y que además pueda crear repercusión social y bien seguro es que muchos de los comentarios y momentos protagonizados por presentadora y concursantes darían mucho que hablar en las redes sociales en la actualidad.

6 'Lo sabe, no lo sabe'

Juanra Bonet en las grabaciones del programa

Juanra Bonet en las grabaciones del programa

Las noches de Cuatro se encontraban prácticamente en coma cuando Juanra Bonet de la mano de Mandarina sorprendió con un peculiar y barato concurso callejero que conquistó a la audiencia y se convirtió en uno de los productos que mejor ha funcionado en la cadena de Mediaset España. 'Lo sabe, no lo sabe' era un sencillo juego de preguntas y respuestas en la calle, un formato de menos de una hora de duración en el que el concursante debía ir jugando con el presentador y con gente que iba encontrando a su paso.

Un juego sencillo, divertido y que fue muy eficaz ya que la rentabilidad era absolutamente plena. Posiblemente, esta facilidad de comprensión y juego fue la auténtica clave de su éxito, algo que se puede extrapolar a muchos otros concursos;

el espectador busca precisamente eso, necesita algo que sea fácil de ver y entender. Pero no solo ese elemento fue clave en ese éxito, Juanra tuvo un papel vital en ello. Él era por completo el alma del programa. Irónico, divertido y muy atrevido, sabía interactuar con los concursantes, sabía como sacar lo mejor de cada perfil, como llevarles al límite pero siempre dentro de un contexto divertido y original, gran parte del éxito de 'Lo sabe, no lo sabe' se le debe a él, es innegable.

Pese a que ya se emitió en las sobremesas y no logró arrancar esa franja, es un tipo de programa que podría funcionar perfectamente ahora. Es muy compatible con la parrilla actual de Cuatro y tampoco ha quedado desfasado respecto a otros concursos de la actualidad, posiblemente la dificultad sería encontrar a un rostro que cubriese el hueco dejado por Juanra Bonet pero quizás apostando por alguien como Eva Hache, humorista, divertida y ácida se lograría dar el mismo efecto y a la vez se marcaría la diferencia respecto a los concursos de Antena 3.

7 'Alta tensión'

Constantino Romero y Luis Larrodera, conductores del formato

Constantino Romero y Luis Larrodera, conductores del formato

Este es otro de los concursos más míticos de la pequeña pantalla española. Constantino Romero lo condujo primero en Antena 3 en los años 1998 y 1999 pero fue recuperado en Cuatro en 2006 de la mano del carismático presentadora Luis Larrodera.

'Alta tensión' invitaba cada día a los espectadores y concursantes en plató a un juego en el que tenían que adivinar cuales eran las respuestas correctas a una cuestión planteada, en un gran panel que estaba compuesto siempre por infinidad de conceptos diferentes, algunos certeros y otros erróneos. Una vez más se cumple la premisa de sencillez y facilidad de juego para lograr el éxito y es que este formato producido por Gestmusic era muy básico pero precisamente por eso enganchó a la audiencia.

Luis Larrodera también fue muy responsable del éxito y es que al igual que Romero en su día, supo darle al programa su propia personalidad, aportando ironía y humor al formato y sabiendo jugar muy bien con los concursantes. Posteriormente fue llevado a VEO7 de la mano de Ivonne Reyes en 2011 aunque en este caso sus resultados no fueron los esperados y acabó retirado de la parrilla.

Posiblemente ahora sí podría ser una buena opción para Cuatro. Un programa que no ha quedado desfasado, que permitiría a Larrodera a volver al panorama nacional, algo que muchos ansían y podría ser un complemento muy positivo a la competencia.

Recomendamos

Comentarios y social

avatar
Regístrate en FormulaTV y participa
Crea tu cuenta en FormulaTV en unos segundos. Es gratis y podrás comentar noticias, participar en los foros, puntuar series o hacer amigos con tus mismos gustos. Si ya estás registrado, conéctate.
 
Crítica de 'Riverdale': Un arranque con una carta de intenciones muy claraCrítica de 'Riverdale': Un arranque con una carta de intenciones muy clara