Notificaciones

AGUR, MI ARMA

Crítica del final de 'Allí abajo': Carmen e Iñaki quedan en un segundo plano pero dejando buen sabor de boca

La serie arrancó explotando tópicos entre vascos y andaluces pero acabó teniendo identidad propia y demostrando que todos pueden ser una gran familia.

Sergio Navarro Miércoles 12 Junio 2019 11:45
Esta noticia contiene spoilers

En cualquier otra serie en la que los protagonistas han vivido una tensión sexual (resuelta o no) y que han experimentado contantes "ni contigo ni sin ti", sería se esperar que el desenlace se centrase en si la pareja acaba junta o no. Pero 'Allí abajo' ha querido ir más allá, distanciarse de lo que es habitual en otras ficciones para aportar algo nuevo al espectador. Quizás Carmen e Iñaki ya habían pasado por todas las fases posibles que puede pasar una pareja pero lo que está claro es que cómo acababa la pareja protagonista no era el tema principal, ni mucho menos, de este final definitivo.

Iñaki y Carmen, en 'Allí abajo'

Iñaki y Carmen, en 'Allí abajo'

Pero antes, pongámonos en situación. El 7 de abril de 2015 llegaba a Antena 3 esta ficción que parecía seguir el tirón de éxitos como "Ocho apellidos vascos", tirando de tópicos entre vascos y andaluces, pero muy pronto descubrimos que la serie tenía identidad propia, con unas tramas sólidas y una gran cantidad de personajes secundarios que permitía que 'Allí abajo' tuviese un largo recorrido. Y así lo ha sido, ya que en los tiempos que corren no es nada fácil llegar a una quinta temporada en una cadena generalista. Además, ha sabido irse adaptando a las nuevas formas de consumo, pues esta última tanda de capítulos redujo su duración de 70 a 50 minutos.

Arrancamos el capítulo 69, el último de todos, después de haber visto en multitud de ocasiones cómo los personajes han tenido que hacer frente a todo tipo de problemas. Aunque cada uno tenía los suyos propios, siempre se han necesitado los unos a los otros y, en el desenlace más que nunca, demuestran que son un gran equipo. En el capítulo final queda claro que todos son una gran familia tratando de resolver tres grandes asuntos: Wan quiere vender sus acciones de la Híspalis, por lo que la clínica correría peligro; Jozé e Irene van a casarse y todos pondrán de su parte para que la ceremonia sea perfecta; y todos tendrán que estar unidos para paralizar la perforación con excavadoras de Castrofidel.

Todos unidos por buenas causas

Sin duda, el peligro de que cierre de la clínica es uno de los ejes de este capítulo. Gracias a esto, veremos a todos unidos por lograr que uno de los escenarios más importantes de la serie siga adelante y, además, sirve para que Carmen haga un alegato de por qué es tan importante que siga abierta, al mismo tiempo que hace un resumen de la serie a todos los espectadores: "En esta clínica ha nacido mi hija; he visto cómo crecían sus dientes; me he enamorado con locura; Jozé e Irene se enamoraron; Dolores encontró a su chica; Don Benjumea ha sido nuestro padre; Tomy, que ha trabajado en medio mundo, se quiere jubilar aquí, porque en esta clínica somos familia". Y es por eso por lo que va a luchar para que salga a flote. Pero tienen que recaudar una gran cantidad de dinero que cada uno lo intentará conseguir del modo que mejor pueda. Es por ello que los novios demuestran una vez más su bondad organizan la boda, para invertir lo que recauden de los regalos en la clínica, por lo que a todos les interesa que salga bien.

Boda de Irene y Jozé, en 'Allí abajo'

Boda de Irene y Jozé, en 'Allí abajo'

Llega el momento de la ceremonia. Todo bien. Nada mal. Hasta que Wan se presenta con la excavadora y anunciando que tiene otro comprador. Hay un momento de tensión, pero ocurre algo que cierra varias tramas y deja al espectador con una sonrisa: Iñaki aparece con los 150.000 euros que pide Wan para la clínica. ¿Y de dónde lo ha conseguido? Vendiendo el Kaia a Gotzone, que se vuelve a San Sebastián después de una temporada en Australia. Con esto vemos que pocas cosas le atan a Euskadi a Iñaki, ya que el Kaia era un impedimento y cada vez tiene su vida más asentada en Sevilla.

Un final con Iñaki y Carmen en segundo plano

A muchos nos extrañaba que gran parte del protagonismo del capítulo final lo tuviesen Jozé e Irene con su boda, pero desde el equipo de guion aseguran que se trata de hacer un homenaje a todos los secundarios que han hecho posible las tramas de una serie cada vez más coral. Y eso es cierto. Pese a que el eje de la serie siempre hayan sido Carmen e Iñaki, hemos comprobado en infinidad de ocasiones que sí, que son pareja, pero también son personas con sus entornos: la familia de ella, los compañeros de la cínica, la familia de él en Euskadi, la cuadrilla...". Y con este final, sabemos que nada de eso va a cambiar.

Y sí, Carmen e Iñaki están en un segundo plano en este capítulo en el que además su trama gira más entorno a lo laboral que a lo sentimental que hay entre ellos. Pero que no cunda el pánico. Sí que encontramos un ratito de amor entre ellos. En la quinta temporada les hemos visto juntos, luchando por todo, saliendo adelante y demostrando que son una pareja moderna. Un final donde simplemente veamos que acaban juntos sería algo soso mientras que separarles en el último momento supondría cerrar una historia de un modo triste cuando desde un inicio "se presupone" que acabarían unidos. Así, Iñaki le pide matrimonio a Carmen, algo que a ella le parece "una cursilada, pero la cursilada más bonita del mundo" fundiéndose en un beso. No es un desenlace que sorprenda, pero gusta. No tiene un gran giro ni ninguna sorpresa final, pero no va de eso la serie. Lo importante es que 'Allí abajo' se ha mantenido fiel a sí misma hasta el último momento.

Recomendamos

Comentarios y social

avatar
Regístrate en FormulaTV y participa
Crea tu cuenta en FormulaTV en unos segundos. Es gratis y podrás comentar noticias, participar en los foros, puntuar series o hacer amigos con tus mismos gustos. Si ya estás registrado, conéctate.
 
'Allí abajo' cierra su quinta y última temporada con un discreto 12,6% de media'Allí abajo' cierra su quinta y última temporada con un discreto 12,6% de media