Notificaciones

ESTRENO NUEVOS CAPÍTULOS

La segunda temporada de 'Cuestión de sexo' llega el jueves a Cuatro

Los actores Diego Peretti, Sandra Collantes y Sabrina Garciarena se incorporan a la nueva temporada de la serie producida por Notro Televisión. Nuevos personajes, nuevas relaciones y más humor que nunca, marcan el regreso de la serie a Cuatro.

Redacción Lunes 31 Marzo 2008 15:16

El humor de 'Cuestión de sexo' vuelve a Cuatro. El próximo jueves 3 de abril, a las 22,15h., la cadena estrena la segunda temporada de la serie protagonizada por Guillermo Toledo, Pilar Castro, Carmen Ruiz, Alfonso Lara, Xúlio Abonjo, Valeria Alonso, Ana Fernández, Javier Pereira y Gorka Otxoa.

'Cuestión de sexo' regresa cargada de sorpresas, mucho humor y nuevos personajes, tres de ellos encarnados por el actor argentino Diego Peretti y las actrices Sandra Collantes y Sabrina Garciarena. La primera temporada de la serie, cuyo lanzamiento en DVD coincide con su estreno en Cuatro, logró una cuota media del 10,3% y más de 1,6 millones de espectadores. Estos datos permitieron a 'Cuestión de sexo' situarse como el cuarto programa más visto de la cadena en la temporada.

La segunda temporada de 'Cuestión de Sexo' arranca con la separación de Diego (Willy Toledo) y Alba (Pilar Castro). Diego vivirá el frenesí de la vida de soltero entablando relaciones esporádicas con todo tipo de mujeres. Veremos lo duro que es encontrar una pareja "normal" a las puertas de los cuarenta. En la vida de Alba aparece Bernardo (Diego Peretti) que hará todo lo posible por conquistarla. ¿Puede surgir el amor entre dos personas separadas recientemente? ¿Podrá una mujer española sobrevivir a un psicólogo argentino? ¿Podrá un psicólogo argentino sobrevivir a una mujer española?

También puede que Gabi (Xúlio Abonjo) sorprenda a Elena (Carmen Ruiz) en la cama con otro hombre. Y que Elena sorprenda a Gabi con un embarazo inesperado. Incluso puede que Verónica (Valeria Alonso) arrastre a Óscar (Alfonso Lara) al mundo de la estafa y el delito. Puede que Sofía (Ana Fernández) se replantee su sexualidad al conocer a la explosiva hija de Bernardo, Alicia (Sabrina Garciarena) y abandone a Charly (Javier Pereira). Puede que incluso Gonzalo (Gorka Otxoa), el alumno de la autoescuela, apruebe el examen de conducir.

Las parejas

Diego y Alba, la separación definitiva

A Diego (Guillermo Toledo) y Alba (Pilar Castro) les ha llegado por fin la hora de la verdad: la separación. Pero esta vez sin medias tintas, sin experimentos franceses de compartir piso, frigorífico y sofá cama. Ahora tocará lidiar con abogados, papeles e intermediarios que finiquiten su matrimonio. Llega el momento de hacer el duelo de su relación y tomar las riendas de su vida por separado. Esto no quita para que sigan compartiendo la responsabilidad de educar a su hija y la amistad y el cariño que se tienen.

De la noche a la mañana, Diego se ha convertido en un hombre separado o, lo que es lo mismo, en un soltero anacrónico. Descubrirse así por primera vez en su vida, rozando los cuarenta y sin manual de instrucciones hace que se sienta totalmente perdido. Para él los tiempos han cambiado y volver al "mercado" de las relaciones requiere reconocer las señales, modos y costumbres de las mujeres del siglo XXI. Y es que ponerse al día implica dedicación y esfuerzo para acumular experiencias que le permitan afinar el punto de mira de su deseo. Diego pasará por una fase promiscua de ensayo y error que le llevará a descubrir otras dimensiones y matices de las mujeres y el sexo.

Después de su separación, Alba llega a la conclusión de que siempre ha vivido pendiente de los demás. Es ahora cuando decide centrarse en ella misma para preguntarse y descubrir lo que realmente desea. Pero la pregunta del millón no es fácil de responder. Alba se debate entre comprometerse de nuevo con un hombre, o tener amantes esporádicos; centrarse en la educación de Sofía, o despertar su espiritualidad apuntándose a clases de yoga; experimentar emociones fuertes tirándose en parapente, o terminar de prepararse aquellas oposiciones que dejó aparcadas en el pasado. El caso es que Alba se busca a sí misma pero no se encuentra. Y es ahí donde irrumpe Bernardo, el nuevo psicólogo del instituto de Sofía, amigo y admirador incondicional, quien, poco a poco, ira tirando de la madeja de Alba hasta declararle su amor.

Sofía, Charly y Gonzalo, el ¿amor? adolescente

Sofía (Ana Fernández) ha conseguido por fin lo que tanto deseaba: tener una relación estable con Charly (Javier Pereira). Una relación basada en todos los pilares fundamentales para que funcione. O, más bien, en el único pilar fundamental para que una relación funcione: el sexo. Tanto, que el no tener un espacio para que "desarrollen su relación" se convierte en un problema. Ante esta situación y asumiendo su rol de madre moderna, Alba les permite dormir juntos en casa. Decisión que incomoda a Diego que ve cómo, desde que está separado, es incapaz de controlar la vida de su hija.

Pero la relación de Sofía y Charly no sólo tiene a Diego como obstáculo. Por un lado, Gonzalo (Gorka Otxoa) está cada vez más enamorado de Sofía. A pesar de que su rígido código ético le impide "hacer el mal", la tentación de boicotear la relación de Sofía con Charly es cada vez mayor. Por otro lado, la aparición en escena de la hija de Bernardo, Alicia (Sabrina Garciarena) -un alma libre con madera de líder y tan explosiva que podría hacer volar la vida de cualquiera que se le cruce-, revolucionará la vida de los jóvenes.

Óscar y Verónica, amor a prueba de talonario

Las cosas no van a resultarles nada fáciles a la "pareja de éxito". Con Verónica (Valeria Alonso) en la cárcel y la chantajista que vendió a Vero su identidad en casa, ejerciendo de esposa, Óscar (Alfonso Lara) se encuentra en una delicada y curiosa situación. Su mujer no es quién él creía que era y alguien que no sabe quién es resulta ser ahora su mujer.

Librarse de la chantajista no es nada comparado con el esfuerzo que va a suponer recuperar a Vero. Y es que para salir de la cárcel, Óscar y Vero tendrán que sacrificar lo que más adoran: el dinero. Hipotecados hasta arriba y, lo que es peor, sin su otro amor de sus amores, su querido Mercedes, la lucha por la supervivencia en su exclusivo estatus da comienzo. Así, se enfrentarán a mil situaciones en las que sólo su ingenio les salvará de ser algo que, de sólo oírlo, les da escalofríos: una pareja de clase media. Y todo esto mientras Vero tiene que ganarse, con mucho esfuerzo, recuperar la confianza de Óscar.

Elena y Gabi, posible triángulo amoroso

Con el cambio de vida de Elena (Carmen Ruiz), que empieza a trabajar en Córdoba, Gabi (Xúlio Abonjo) y ella se enfrentan a la primera gran prueba de su relación y de su recién estrenado matrimonio. La nueva Elena, una mujer que aspira a ser glamourosa y seductora, tiene encantado a Álvaro, su jefe, un hombre atractivo y con clase. Y, lo que es más peligroso para la pareja, ella está encantada con él. Mientras Gabi trata de sobrevivir en casa sin Elena a golpe de llamarla cada dos por tres para cualquier consulta doméstica, ésta empieza una doble vida en su nuevo mundo en la que flirtea con Álvaro y juega sus recién descubiertas bazas como "mujer fatal".

Gabi empieza a sospechar que entre Elena y Álvaro pueda haber algo y enciende las alarmas. Álvaro, por su parte, no tiene ningún reparo en ir a por todas con Elena, que está hecha un lío. Gabi emprende una lucha por reconquistar a su mujer y Elena otra por decidir a quién quiere: al triunfador encorbatado o al niño que parece que nunca va a crecer.

Los nuevos personajes

Diego Peretti es Bernardo, el psicólogo del instituto

En esta segunda temporada conoceremos a Bernardo (Diego Peretti), el nuevo psicólogo del instituto de Sofía. Bernardo es argentino, culto y sensible, además de excelente profesional, pero inmensamente torpe en cuanto al manejo de sus relaciones sentimentales. Carga a sus espaldas con un divorcio, una hija alocada, Alicia, y una crisis económica que le hizo emigrar a España. A través de Sofía conoce a Alba de quien se sentirá repentinamente atraído. Todo su afán pasa por conquistarla y, si para ello tiene que abandonar a uno de sus pacientes en mitad de una consulta, no dudará en hacerlo. Tiene muy claro lo que quiere, y eso se llama Alba.

El actor argentino Diego Peretti goza de un reconocido prestigio internacional y cuenta con una gran trayectoria en cine y televisión. Por el momento se le ha podido ver en producciones como Criminal (2006), Botines (2005) o Locas de amor (2004), y la versión original de la serie de televisión Los Simuladores. Dentro de su faceta de actor de cine ha trabajado en exitosas comedias como Quien dice que es fácil (2006), Tiempo de Valientes (2005) o No sos vos, soy yo (2004), dentro de una larga lista de películas en las que ha intervenido durante su carrera.

Sabrina Garciarena es Alicia, la hija de Bernardo

Alicia (Sabrina Garciarena) es un terremoto de diecinueve años que pondrá en jaque al resto de los personajes, tanto adultos como adolescentes. Poco a poco se convierte en una especie de hermana mayor de Sofía, un modelo o referente para ella, algo que a Diego y Alba no termina de hacerles mucha gracia, puesto que para Alicia no existen los límites cuando se trata de disfrutar la vida. Para ella, todo es un juego: su vida, su orientación sexual (coquetea frecuentemente con la bisexualidad), sus amistades o su relación con los adultos. De hecho, esa visión lúdica de la vida pone en jaque al padre de su nueva mejor amiga: Diego, que ve en Alicia una tentación de la que es difícil resistirse. ¿Podrá Diego tener una relación con Alicia más allá de los tabúes y convenciones sociales?

Sabrina Garciarena es una joven actriz argentina con una larga carrera en el mundo de la interpretación. Ha participado en series como Amor en custodia, Una familia especial, La ley del amor, Se dice amor o Rebelde Way. Además, ha trabajado en cine, en títulos como Amor en tránsito, o la producción española Tocar el cielo.

Sandra Collantes es Sandra, la camarera

Sandra (Sandra Collantes) es la hermana de Carmen, la dueña del bar. A pesar de ser hermanas, Sandra y Carmen comparten poco más que los apellidos. Sandra es la antítesis de Carmen: es más joven, infinitamente más atractiva, y, sobretodo, de un carácter aparentemente más dulce y afable. Pero sólo en apariencia, ya que Sandra, desde el otro lado de la barra del bar, es igual de hiriente con nuestros personajes que Carmen, sólo que disfraza sus dardos de una ironía y una espontaneidad que son difícilmente rebatibles.

En ausencia de Carmen, que se ha decidido a dar un nuevo rumbo a su vida tras sufrir un flechazo con un repartidor de cerveza, Sandra se hace cargo del bar. Hereda de Carmen una especial fijación por Diego que no va a ser, en absoluto, tan inofensiva. Las provocaciones de Sandra van a hacer temblar los cimientos de un soltero Diego hasta el punto de que él, inocente, cree que puede ser posible una relación sentimental con ella.

La actriz madrileña Sandra Collantes ha participado en numerosas series de televisión, entre ellas Obsesión, Cuéntame, Amar en tiempos revueltos o Luna negra y en estos momentos se encuentra participando como una de las protagonistas en el musical de teatro Hoy no me puedo levantar.

'O pais dos ananos' debuta con un buen 20,3% en TVG'O pais dos ananos' debuta con un buen 20,3% en TVG

Recomendamos

Comentarios y social

avatar
Regístrate en FormulaTV y participa
Crea tu cuenta en FormulaTV en unos segundos. Es gratis y podrás comentar noticias, participar en los foros, puntuar series o hacer amigos con tus mismos gustos. Si ya estás registrado, conéctate.